Opinión

Justicia en serio

 
1
 

 

Justicia. (Cuartoscuro)

Poco le dan al que poco pide, reza un refrán popular. El próximo 18 de junio entrará en vigor el nuevo sistema de justicia penal, sin duda uno de los esfuerzos más relevantes en las últimas décadas –y uno de los más riesgosos– para que por fin construyamos un Estado de derecho básico en el que la ley se respete y se aplique.

La fecha fatal nos alcanzará en unos días y aunque es evidente que todo cambio, cuando inicia, enfrenta problemas y fallas, observo que aún tenemos unas enormes faltas de voluntad y de compromiso por parte de gobernadores (varios salientes) y de la propia estructura del sistema de impartición y procuración de justicia para tomar las medidas necesarias y alcanzar tan siquiera el comienzo de la curva de aprendizaje que viviremos para hacer realidad este nuevo sistema.

Por otro lado, parte de la sociedad civil ha criticado estas carencias y otra parte lo ha hecho mientras celebra con las mismas autoridades que no hicieron su trabajo. En la tradición del viejo sistema (político, judicial, el que gusten) la ciudadanía sólo sirve al poderoso si está dividida y ese es el caso ahora.

Involucrar a la ciudadanía en casi cualquier proceso del viejo sistema es garantía de que los resultados no van a ser favorables para quienes ostentan poder o ejercen equivocadamente la autoridad. Retener a la gente en sus casas o espantarla para que no ocupe las calles, los parques y las áreas públicas, ha sido la mejor estrategia para asegurar malas elecciones (de todo tipo) y gobiernos aún peores.

Viene una nueva oportunidad para lograr justicia en serio. Para que este viejo sistema que, suponemos, saldrá en unos días de circulación, sea suplido paulatinamente por un conjunto de procesos transparentes y eficaces que reduzcan la corrupción que se enquistó en la forma en la que se ha aplicado la ley en nuestro país.

Con la cuenta regresiva encima, reconozcamos que no llegamos juntos, sociedad civil, jueces y autoridades, al arranque de este proceso histórico. Tuvimos diferentes agendas, intereses y hasta protagonismos que le dejaron espacios a quienes no cumplieron con su tarea para tratar de justificar su absoluto desdén a un nuevo sistema de justicia que los amenaza directamente.

Bajo este escenario y ante la escasez de tiempo, es muy difícil esperar un modelo nuevo que funcione a la perfección al día siguiente del 18 de junio. Pero, creo también, ha sido culpa de todos los involucrados. Caso aparte el de la Secretaría Técnica del Consejo de Coordinación para la Implementación del Sistema de Justicia Penal, de su titular, María de los Ángeles Fromow, y de su equipo de trabajo; su labor fue y es, por decir lo menos, notable.

El reto es mayúsculo, que nadie tenga dudas. Pedimos poco como sociedad dividida y en este arranque poco nos darán. Aunque este país es tan grande que siempre da dos y hasta tres oportunidades (tal vez más) de mejorar. Apoyemos para evitar que el nuevo sistema fracase mientras agarra impulso. Todos juntos. A exigir más para que obtengamos lo que queremos: Justicia.

Twitter: @LuisWertman

También te puede interesar:
A votar
Cultura de Paz
Reparar