¿Cómo debería ser un aula en el siglo XXI?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Cómo debería ser un aula en el siglo XXI?

COMPARTIR

···

¿Cómo debería ser un aula en el siglo XXI?

03/10/2018
Actualización 03/10/2018 - 14:36

Como parte de la IV transformación se cambiará de fondo la “mal llamada” reforma educativa. El más reciente libro de Ted Dintersmith es un texto que pone el dedo en la llaga de la mayoría de los sistemas de educación. Si bien el análisis este libro, What School Should Be, se centra en el sistema educativo de Estados Unidos, la gran mayoría de sus ejemplos y recomendaciones son muy pertinentes para el sistema educativo mexicano.

Dintersmith lleva cuatro décadas estudiando procesos de enseñanza y aprendizaje, y en esta ocasión visitó 250 escuelas durante un ciclo escolar. Este viaje por Estados Unidos lo lleva a conclusiones fundamentales sobre el sistema académico. Su reflexión inicia con dos preguntas centrales: ¿para qué educamos a los niñxs y jóvenes?, y ¿qué resultados esperamos? El sistema estadounidense lleva cien años educando para que con 12 años de estudio, los jóvenes entren a la universidad, “college ready”. Sin embargo, en estos 12 años el sistema no enseña las habilidades fundamentales que requiere una persona en la economía digital y del conocimiento que hoy vivimos.

El sistema educativo de Estados Unidos, diseñado a finales del siglo XIX, responde a la sistematización y estandarización que requería la industrialización de entonces, y que perduró hasta mediados del siglo XX. Pero desde los 70 el sistema debió haber cambiado.

Hoy se requieren habilidades de pensamiento crítico, trabajo en equipo, resultados por proyecto, expresión oral, flexibilidad y adaptación, innovación, nada de lo cual está en el centro de lo que ocurre actualmente en el aula. La memorización y los exámenes estándar siguen siendo el eje pedagógico de un sistema que caducó hace décadas.

¿Qué sistema educativo debemos tener en México? Singapur, que es el mejor sistema educativo en el mundo, está innovando y transformando su sistema para estar a la vanguardia de lo que el desarrollo económico requiere. ¿En México vamos a “mejorar” el sistema educativo o a “transformarlo” de raíz, como se requiere?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.