Opinión

Juguemos ¡atínale al ingreso!

 
1
 

 

Paquete Económico

La Cámara de Diputados aprobó el dictamen de la Ley de Ingresos de la Federación para 2018 con ajustes al alza en las estimaciones del Ejecutivo federal sobre el precio del barril de petróleo y el tipo de cambio.

En el Paquete Económico se proyectó un precio promedio anual para la mezcla mexicana de exportación de 46 dólares por barril, que los diputados elevaron a 48.5 dólares.

Las estimaciones del Ejecutivo para las finanzas públicas utilizaron un tipo de cambio para el cierre de 2018 de 18.1 pesos por dólar, que los diputados subieron a 18.4 pesos.

Con esos cambios y otros, el techo de ingresos para el año entrante se incrementó en 43 mil 291 millones de pesos, monto que representa 90 por ciento del costo estimado y actualizado de la reconstrucción por los sismos de septiembre.

La legisladora Gina Cruz, presidenta de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, dijo a este reportero que la revisión al precio del dólar fue “en virtud de que se ha venido modificando el tipo de cambio de septiembre a la fecha”.

Y el precio del barril de petróleo ajustado “es igual al valor calculado con base en la fórmula que establece la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria”.

La diputada panista aclaró que esas modificaciones no se hicieron por la reconstrucción tras los sismos, sino porque había que ajustar el marco macroeconómico.

Dentro de los trabajos de la Comisión de Presupuesto se determinará hacia dónde se dirigirán los recursos adicionales que, “supongo yo”, podrían ser para el tema de reconstrucción, aseguró Cruz.

Con otra mirada, Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, lo analiza así: “Con un Presupuesto muy justo, si se quería hacer espacio para la reconstrucción, quedaba una de dos: recortar (gasto de) programas o endeudarse.

“Entonces, los diputados dijeron ‘vamos buscando una tercera opción, la de subir el techo de ingresos’… lo que terminó siendo una solución muy cómoda”.

Pero Villarreal ‘da en el clavo’ cuando advierte que en este momento no tenemos en el Legislativo un consejo fiscal que valide esos cambios en el marco macroeconómico de corto plazo y sus efectos en el largo plazo.

La Secretaría de Hacienda garantizó transparencia en la información sobre los recursos utilizados para atender y apoyar a las familias y zonas afectadas por los sismos de septiembre.

La transparencia, el acceso a la información y la rendición de cuentas son procesos necesarios en el ejercicio de los recursos públicos y privados para la reconstrucción.

Sin embargo, un consejo fiscal, al que reiteradamente se ha negado el gobierno mexicano, puede ser el mecanismo para ‘blindar’ la salud de las finanzas públicas sin hacer recortes al gasto y a programas sociales, así como para preservar la estabilidad económica del país.

Más aún cuando, como dice Villarreal, hay una implosión del espacio fiscal y una estrechez de los presupuestos, por lo que no podemos hablar de finanzas públicas consolidadas, sino 'amarradas' o con 'freno de mano', lo que a la vuelta de la esquina va a meter mucha presión.

La coyuntura es propicia para analizar y debatir si México debe introducir un consejo fiscal, antes de que los cálculos presupuestales semejen una parodia que bien podría llamarse ¡atínale al ingreso!

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
¿Qué anuncia el peso: vida o muerte del TLCAN?
Siete días de tensión en Washington
​Presión a la competitividad fiscal de México

Sign up for free