Una junta en Palacio
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Una junta en Palacio

COMPARTIR

···

Una junta en Palacio

09/01/2019
Actualización 09/01/2019 - 13:53

Uno de los misterios del gobierno lopezobradorista es cómo se reúnen, quiénes van, qué dicen, cómo deciden. Todo pareciera indicar que es el propio presidente el que arma sus juntas consigo mismo, discute con el espejo, se pregunta en tercera persona: qué haría Presidente si tal cosa y tal otra, se contesta a sí mismo también y termina por salir a la conferencia de prensa.

Pero sucede, según la prensa, que sí se reúnen, que tienen juntas periódicas y antes de las conferencias de prensa presidenciales. Podemos hacer un ejercicio imaginario de una junta de emergencia el pasado domingo por la situación del desabasto de gasolina. A la reunión llegan funcionarios de primer nivel de diversas dependencias. Abre la junta el presidente.

AMLO: Los convoqué en domingo en la noche, lo que nos dio tiempo de ir a misa, porque es importante lo que vamos a ver… como ustedes saben… es de que… hay desabasto de gasolina en unos estados fifí y se están quejando, como siempre, ya ven cómo es esa gente nada les gusta… como decía Peña… Ah, sí: nada les acomoda jajajaja. No lo vayan a repetir porque les va como a Taibo jajajaja. Bueno es de que… tenemos que revelar que cerramos los ductos para que no se roben la gasolina. Pero cómo vamos, a ver Rocío Nahle tú eres la secretaria del ramo, qué dices.

RN: La verdad no sabría qué decirle Presidente. Yo estaba viendo el futbol –el soccer, el americano es de fifís– y estuvo buenísmo el juego entre Pumas y los Tiburones Rojos. Fíjese Presidente que son mis equipos favoritos, así que no sabía a cuál irle pero pues soy jarocha, Presidente, y mi corazón estaba con los Tiburones de mi rinconcito de luna, ¿verdad? Hasta puse un tuit y fue muy comentado.

AMLO: Sí, lo vi. Pero lo del huachicol…

RN: Ah, de eso no sé bien porque le toca a Pemex y yo nada más soy la de Energía. Lo que le puedo decir es que no hay desabasto sino un problema para lograr el abasto en los lugares sin abasto del combustible, pero en definitiva hay abasto.

AMLO: Dioj mío, dame pajienjia. A ver cómo va lo de las pipas. Despierten al ingeniero Jiménez Espriú. (Un compañero despierta a Jiménez Espriú).

JE: (Se despierta murmurando: quierooo mi cocooool) eh, qué pasa, dígame Presidente. Yo digo que les metamos unos chingadazos a quien usted diga, pero cómo va, sin miramientos, como en mis tiempos de porro en la UNAM…

AMLO: Si, sí, pero cómo va lo de las pipas ingeniero.

JE: Eso muy bien porque la empresa de la que soy socio le está alquilando las pipas a Pemex, gracias a la generosidad de Octavio Romero. Sí sale más caro, Presidente, pero se hace mejor negocio para la empresa y si es necesario la transportamos con cubetas, los ductos no sirven, son modernos, son malignos.

AMLO: Durazo, cómo va la seguridad.

AD: Con su permiso señor Presidente, antes que nada celebro la estrategia que se está llevando a cabo, a pesar de los reclamos de las voces conservadoras que se niegan al regreso a los ochenta, perdón a la transformación que usted acertadamente encabeza. Hago votos porque la creatividad de usted sea un resorte para que la de nosotros, hombres y mujeres de la 4T, tengamos la mitad de un destello de su luz. En paralelo con la acción sin precedente que se lleva a cabo en estos días, me permito proponer que hagamos los mismos por ejemplo en las carreteras. Vamos a evitar el robo en carreteras, ¡si cerramos las carreteras! Lo mismo con las tiendas, si están cerradas ni modo que las roben. Es que es genial Presidente, era cuestión de voluntad política.

AMLO: Es de que… se nos ocurrió a varios: cómo se van a robar la gasolina si se las quitamos. Pero en fin, les aclaro que no fue Yeidckol la que dijo que Roma era la película de un mexicano en Italia o algo así, al principio me asusté pero ya me aclararon que fue la Montijo. Ya ven que luego nos quieren cargar todas.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.