Partidos: dejar el dinero, retomar las ideas
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Partidos: dejar el dinero, retomar las ideas

COMPARTIR

···

Partidos: dejar el dinero, retomar las ideas

02/10/2017
1
  

    

Logos de partidos
,

Antes del regreso a la normalidad, hay que aprovechar que los partidos de oposición (el PRI no parece tener la más mínima intención de cambiar y preferirá seguir así hasta las elecciones de 2018) andan con la cabeza gacha y con la culpa entre las manos para ayudarlos a cambiar. Por supuesto, soy un creyente de la importancia de los partidos, me parece correcto el financiamiento público a estos institutos y creo que necesitamos partidos sólidos, capaces de representar distintas formas de hacer gobierno, acompañados de un pensamiento sobre la persona, la nación y el porvenir. No es el terreno en el que estamos, pero algún día lo estuvimos, así que hay memoria pública al respecto.

Los partidos solamente han modernizado las maneras de hacer depósitos. Fuera de eso, no representan una posición política clara. El champurrado que representa el Frente es precisamente la suma de defectos; no veo de dónde sacan que es de una potencia fulminante y quién sabe qué más: es un simple juego de las sillas, que en lugar de hacerlo cada uno en su casa decidieron compartirlo. Es también el estertor de una generación que soñó con grandes alianzas y coaliciones, 'choque de trenes', salvadores de la patria, que a la hora de sus responsabilidades políticas fueron de una enorme limitación y se han refugiado en medios, partidos y academia. Esto ha sido posible por la desgracia de gobierno que tenemos, que resucita muertos políticos y mata seres vivos con su corrupción.

Los partidos deberían aprovechar esta coyuntura de reclamo ciudadano para revisarse y dar un giro importante en su conducta. No es culpa de los actuales dirigentes la situación de sus partidos. Culpar, por ejemplo, a Ricardo Anaya de la priización, corrupción y extravío del panismo es absurdo. Ha sido un proceso lento, que ya tiene muchos años y que se ve consumado con que sea un expriista el titular de la Comisión de Doctrina del Consejo Nacional, o que un buen porcentaje de sus cuadros sean quienes combatieron fervientemente al panismo durante décadas. El vacío panista es la combinación de muchas cosas –su paso por el poder lo corrompió–: la entronación de la burocracia sobre las pocas ideas que quedaban, y el abandono de principios generales por chequeras y tarjetas de crédito para todos.

El caso del PRD es clarísimo. Era la izquierda que fue secuestrada por priistas resentidos. Un enorme porcentaje de los presidentes de ese partido han sido priistas. Un buen número de sus expresidentes han abandonado ese partido, que está convertido en una cloaca dispuesta hasta aliarse con el PAN para evitar sucumbir. El perredismo no representa más que la desesperación y su idea de la izquierda queda representado en el departamento en Miami que tiene su presidenta.

Por eso no resulta extraño escuchar mensajes de quienes presiden la oposición que dicen que las cosas no son de partidos, sino ciudadanas; adoptan el mote de ciudadano para tratar de limpiar su mugrero.

Estos momentos de emergencia podrían servir a los partidos para reposicionarse como entidades de interés público y no como pandillas desatadas a quienes une el reparto del botín.

Twitter: @JuanIZavala

También te puede interesar:
Partidos, regresémoslos al piso
Avestruces en la tragedia
La ciudad que es ojos, manos, boca…

,

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.