AMLO y el Doctor Simi
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

AMLO y el Doctor Simi

COMPARTIR

···

AMLO y el Doctor Simi

10/09/2018

Lo mismo, pero más barato. Es el slogan del conocido farmacéutico Doctor Simi. Nunca había pensado que de nuestro próximo presidente, Andrés Manuel López Obrador, tuviese algo que ver con el famoso hombre de la botarga, pero todo parece indicar que así es. Sucede que el equipo, las políticas, las formas y los desplantes de los personajes de la cuarta transformación pueden resumirse en el slogan del personaje de las farmacias: lo mismo, pero más barato.

Claro, se agradece el ánimo de austeridad, saber que el presidente se bajará el sueldo a la mitad, que los mandos de alto nivel ganarán poquito y que no habrá derroche. Esos son ahorros que seguramente significarán poco con los gastos que proyectan todos los días: ahorrarán centavos y gastarán pesos. Ojalá de la mano de la austeridad pusieran la eficacia, que es donde también se espera el cambio. Por lo pronto han destacado por su ignorancia, sus ocurrencias y sus modos priistas.

En estas semanas hemos podido constatar cómo el proyecto lopezobradorista es en realidad un viraje al viejo PRI. Por eso está rodeado de priistas y expriistas. Lo que ha dominado son las formas del PRI para hacer política. No solamente es que los políticos y legisladores más destacados que rodean a López Obrador sean exmilitantes del tricolor, sino que se comportan como priistas. A Ricardo Monreal hay que verlo como lo que siempre ha sido: un priista. Igual que Durazo, que Ignacio Ovalle o que Manuel Bartlett. Hablan como priistas, se mueven como priistas y hacen política de la misma forma que el PRI y con los mismos con los que negociaba el PRI. No otra cosa es la burda, ilegal, cínica y vergonzosa negociación con el Partido Verde y el gobernador de Chiapas. Nadie esperaba otra cosa del Verde y de Velasco, lo que sorprendió fue la rapacidad y la ramplonería del morenismo. Lo que hicieron los legisladores del partido mayoritario fue lo que era la cotidianeidad en los gobiernos priistas.

Ni siquiera en babosadas y despropósitos cambiaremos del gobierno priista que se va. Los miembros del equipo de transición, ya con responsabilidades designadas, han brillado por sus ocurrencias. Papel destacado se lleva el futuro responsable de la SCT, el priista de formación Jiménez Espriú. Declarar que no se debe hacer el aeropuerto porque hay situación de pobreza es de dar pena. Es posible que el señor Jiménez Espriú no compre libros porque ya tiene uno. Y eso para no recordar a la señora que dijo que el Papa iba a participar en los foros contra la violencia porque se lo dijo a un tipo que trabaja con ella que un día vio al pontífice en la plaza vaticana.

Quizá haya un acuerdo unánime en que el político más primitivo en estos momentos – aunque hay una competencia muy cerrada– es el diputado Fernández Noroña. Este sujeto es capaz de cualquier acto con tal de salir en los medios de comunicación y en las redes sociales. Compañero de partido y de causa de Muñoz Ledo, recordó el salto de Porfirio a la escena mediática al interpelar al presidente De la Madrid en un informe. Ahora él quiso figurar increpando a Porfirio y solamente consiguió que lo pusieran en su lugar, dejando al diputado en su especialidad: hacer el ridículo. Tenemos a Noroña que quiere ser un Muñoz Ledo, pero más barato. Y chafa, mucho más chafa.

La cuarta transformación está llena de personajes del pasado. Seguramente en algunos rubros serán más austeros, lo que sin duda se agradece. Pero no llega AMLO acompañado de una nueva clase política, eso es falso. Al contrario, llegan con las viejas mañas, pero son más burdos, más primarios. Operan como priistas, hacen las mismas cosas, pero se apellidan diferente. Por ahora son lo mismo, pero más barato.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.