Opinión

José Manuel Portal: el auditor aguafiestas

22 febrero 2013 9:26

 
Mientras que hay funcionarios que celebran los buenos resultados de las finanzas públicas, hay uno que enciende luces amarillas.
 
En su Informe en el que analiza la Cuenta Pública del 2011, la Auditoría Superior de la Federación, a cargo de José Manuel Portal, hizo un análisis prospectivo de las finanzas públicas del país y llegó a la conclusión de que hay más presiones de las que se ven a primera vista.
 
El caso más obvio es el de las pensiones.
 
No se trata sólo de las que ya están comprometidas en los pagos en el IMSS o ISSSTE, así como otras instituciones de seguridad social, sino sobre todo de quienes no tienen ningún esquema de pagos para su retiro.
 
Quizás en 2014 no venga ninguna crisis por ese motivo, pero si consideramos una perspectiva de mediano plazo, las cosas cambiarían.
 
Hoy hay poco más de 7 millones de adultos mayores. Dentro de una década podrían ser más de 10 millones.
 
Y, el problema es más o menos que la mitad no tiene ninguna reserva para el retiro.
 
El Estado no va a dejarlos morir de hambre, así que seguramente en este sexenio o en el siguiente deberá haber un programa para darles ingresos y cobertura médica.
 
Si sumamos a esta demanda los recursos extra de quienes van a retirarse a través del sistema tradicional del IMSS, tendremos presiones fiscales adicionales de algunas decenas de miles de millones de pesos por año.
 
De acuerdo con las cuentas de la ASF, los pasivos totales, considerando el monto global de la deuda pública en la que están incluidos los pasivos contingentes, así como la deuda de estados y municipios, serían superiores en alrededor de 20 puntos del PIB respecto a los pasivos que se reconocen oficialmente.
 
En otras palabras, considerando optimistamente que el costo promedio de las deudas no cambiara, las necesidades anuales de financiamiento andarían por 64% más que las de hoy.
 
O bien, en otras palabras, el déficit público en su definición más amplia andaría por el 4 a 5% del PIB.
 
Como quien dice, simplemente para mantener los niveles de gasto como están hoy, se requerirían 2 a 3 puntos del PIB adicionales, es decir, hasta 500,000 millones de pesos.
 
Bueno, hasta aquí las consideraciones derivadas de las cuentas que dio a conocer hace un par de días el auditor superior.
 
Pero, si además se toma en cuenta que las promesas de campaña en temas como programas sociales adicionales o infraestructura requerirán quizás otros 2 puntos del PIB, entonces se tiene un estimado de lo que la reforma hacendaria debería generar, es decir, al menos unos 4 puntos del PIB, es decir, casi 700,000 millones de pesos.
 
Y, para que esta cifra se pueda hacer realidad, el apretón fiscal de la reforma debería venir en serio, quizá con alzas de impuestos como no las hemos visto en México desde hace muchos años, así sea a partir de la eliminación de los agujeros que convierten al sistema tributario mexicano en un auténtico queso gruyere.
 
Adolfo Lagos y Televisa
 
El fichaje de Adolfo Lagos como responsable de telecomunicaciones de Televisa es una señal.
 
Para la empresa que encabeza Emilio Azcárraga, la división de telecomunicaciones es la más importante para el futuro.
 
La televisión abierta aspira a mantener audiencia e ingresos.
 
La de telecomunicaciones, a crecer a doble dígito.
 
Lagos no es un experto en telecomunicaciones, pero es uno de los banqueros mexicanos que han llegado al nivel más alto en un grupo transnacional, Santander.
 
Fue el último director general de Serfin, antes de fusionarse con Santander, y sin duda tiene la visión empresarial necesaria para apostarle al crecimiento de esta estratégica área para la televisora.
 
enrique.quintana@elfinanciero.com.mx