Vaya semanita de Trump
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Vaya semanita de Trump

COMPARTIR

···

Vaya semanita de Trump

18/06/2018
Actualización 18/06/2018 - 13:02

Cada vez cuesta más estar al día con los acontecimientos en torno al presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Son tantos sus exabruptos, tuitazos, mentiras, incongruencias, decisiones inesperadas y actos de corrupción flagrante, y las consecuencias que todos los anteriores tienen en el contexto nacional e internacional, que vale la pena tratar de ordenar la información para no perder contextos.

El tema de la separación forzada de las familias migrantes se elevó a niveles de crisis humanitaria. El Departamento de Justicia, al aplicar la nueva política de tolerancia cero, está separando a unos 50 niños diarios de sus padres, y sólo en las últimas semanas suman más de dos mil, desde recién nacidos hasta adolescentes. No tienen ya dónde acomodarlos y están habilitando tiendas de campaña a la intemperie en Texas, donde ya se registran temperaturas de más de 30 grados a la sombra, y no ha empezado el verano. La indignación nacional crece, mientras los republicanos del Congreso prefieren no hablar del tema, para no causar la ira del presidente. Se esperan manifestaciones masivas.

Paul Manafort, el exjefe de campaña de Trump, quien enfrenta múltiples cargos de la investigación de Robert Mueller sobre los lazos de Rusia y el equipo electoral de Trump, fue enviado a prisión el viernes por la jueza que lleva su proceso, por violar los términos de su libertad condicional. Manafort se comunicó y trató de influir en posibles testigos en su caso. Por ello, tendrá que enfrentar su juicio desde la cárcel, a menos que decida declararse culpable y cooperar con la investigación Mueller. Dadas sus relaciones con múltiples rusos, entre ellos el oligarca Oleg Deripaska, su testimonio puede ser altamente dañino para la Casa Blanca.

En el caso de Michael Cohen, el abogado personal de Trump durante años, se espera un arresto inminente. Cohen es investigado por la Fiscalía federal de Nueva York por diversas violaciones bancarias y fiscales relacionadas con la empresa que usó para pagarle a la ya famosa Stormy Daniels, a cambio de su silencio en torno a un romance con Trump. Cohen está aislado, con Trump tratando de poner distancia entre ellos, y es otro candidato a declarase culpable y cooperar con los investigadores. Su larga relación y el tipo de trabajo que hacía para Trump sugieren que sabe dónde están los cadáveres del presidente. Otro grave peligro para Trump.

El jueves, se dio a conocer el informe del inspector general del epartamento de Justicia sobre la actuación de FBI en la investigación de Hillary Clinton. Aquí queda muy mal parado el exdirector del FBI, James Comey. El informe concluye que hubo irregularidades serias en las acciones de Comey cuyo resultado fue, involuntariamente, ayudar a la campaña de Trump. Se reveló un texto de Peter Sztrok, cabeza de la investigación, donde dice que no permitirán a Trump llegar a la presidencia, pero el IG no encontró actos irregulares para lograr esa afirmación. Pero con ese texto, tanto la Casa Blanca como los medios conservadores y los republicanos del Congreso, intentan deslegitimar toda la investigación de Mueller. Encabezando este esfuerzo está Rudy Giuliani, exalcalde de Nueva York, quien ya ha destrozado su reputación como abogado. Hasta de su firma ya lo echaron.

También el jueves, el fiscal general del estado de Nueva York presentó una demanda civil contra la Fundación Trump y sus directores, que son el presidente y sus tres hijos mayores. La Fiscalía dice que hay un patrón de “conducta delictiva persistente” en la fundación para beneficiar a la familia Trump y a la campaña del presidente, en lugar de perseguir fines altruistas. Encontró también una serie de delitos federales que fueron remitidos a las autoridades correspondientes.

Para coronar la semana, Trump anunció aranceles de 50 mil millones de dólares sobre productos chinos. China respondió con una medida similar. Empezó, pues, la guerra comercial.

La semana inició con la cumbre de Singapur. Los remito a mi artículo del jueves 14 de junio, donde analizo este evento a detalle.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.