Las redes sociales, el 1 de julio
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Las redes sociales, el 1 de julio

COMPARTIR

···

Las redes sociales, el 1 de julio

08/03/2018
Actualización 08/03/2018 - 11:24

Los retos de las nuevas tecnologías se vuelven particularmente delicados en torno a un proceso electoral, y así lo entiende el Instituto Nacional Electoral. Hay dos grandes vertientes: la posibilidad de hackeo a los sistemas del INE y sus proveedores (básicamente Telmex), y la mucho más espinosa intervención estratégica a través de redes sociales y desinformación.

Primero, los fierros. Según el ingeniero Jorge Humberto Torres, los sistemas del INE contienen candados prácticamente infranqueables para proteger el Programa de Resultados Preliminares (PREP), que es la parte crítica de la jornada electoral, y cuya alteración podría transformarse en desconfianza en los resultados. Están perfectamente conscientes de que el país no aguanta otra 'caída del sistema'.

Habrá un capacitador en cada casilla con un celular adaptado, de manera que, en presencia de los representantes de los partidos, se tome una fotografía del acta PREP, que automáticamente viaja al centro de cómputo. Si la zona de la casilla es apartada, la foto queda registrada en el teléfono, y al momento que haya acceso a la red, se hace la transmisión. El teléfono sólo toma una foto, y se activa mediante un sello de agua en la papelería del acta. Esto garantiza un flujo de información inmediato y confiable.

El otro actor en la cadena es la red telefónica. El ingeniero Torres recordó una caída reciente de la red de Telmex a finales de febrero, pero fue reparada al poco tiempo, y sirvió para levantar las antenas ante esa contingencia. También Telmex estará en alerta roja el 1 de julio.

La intervención estratégica en redes sociales es un asunto mucho más difícil de manejar: no hay infraestructura ni marco jurídico para regularlas. El primer ejemplo en México se comprobó claramente el año pasado y fue la controversia en redes alrededor del colega León Krauze, a raíz de que publicó un artículo en el que planteaba, con base en inteligencia de Estados Unidos, la posibilidad de una intervención rusa en nuestro proceso, similar a lo que ocurrió en aquel país. Cuestionó la cercanía a Morena de John Ackerman y su esposa Irma Sandoval, nombrada al gabinete de Andrés Manuel López Obrador en caso de ganar. A pesar de que Ackerman era y es colaborador de RT, órgano de propaganda televisiva del gobierno ruso, y de que lo llaman “nuestro hombre en México”, él respondió airado negando cualquier vínculo. Esto desató una feroz campaña en Twitter contra Krauze, que incluyó amenazas, epítetos antisemitas y todo tipo de insultos personales. Aparecieron centenares de cuentas en cirílico burlón, con 20 o menos seguidores, dando retuits interminables, en lo que claramente fue una operación estratégicamente organizada. Hasta en eso les va ganando AMLO.

Ya en este espacio he comentado sobre la sospechosa presencia de una oficina de Cambridge Analytica en México. Esta empresa, y lo presumían, influyó de manera contundente en el triunfo del Brexit en Gran Bretaña y de Donald Trump en Estados Unidos. Ahora están bajo investigación en ambos países.

¿Para quién trabajan en México? El doctor Julio Juárez, asesor de la presidencia del INE, asegura que no están inscritos en su registro de proveedores, por lo que no se sabe de vínculos con ningún partido, aunque si se presenta alguna denuncia, el INE investigará. Son expertos creando subsidiarias para esconder esa información.

Por lo que se ve en redes, parece improbable que su cliente sea el PRI. Alejandra Lagunes, antes responsable de redes de la Presidencia, y Alejandra Sota, antes al frente de las comunicaciones de Felipe Calderón, llevan la estrategia de José Antonio Meade. Sólo hay que ver los niveles de aceptación del presidente Peña, y la imagen del expresidente Calderón para entender el desastre que es el manejo de redes de Meade.

Ricardo Anaya piensa que él puede solo. Y viendo el flujo de información en Twitter y Facebook, el único equipo que parece actuar profesionalmente en este rubro es el de 'ya saben quién'. ¿De dónde saca recursos, ya no digamos financieros, sino humanos para una operación tan sofisticada?

Es pregunta; y es posible que ni el propio AMLO lo sepa.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.