Opinión

John Hickenlooper encabeza experimento a regañadientes


 
A regañadientes, ya que se opuso en 2012 a la aprobación de la iniciativa 64 que acabó por convertirse en una enmienda constitucional, John Wright Hickenlooper Jr., gobernador demócrata de Colorado, encabeza a partir de ayer un experimento que puede influir en la estrategia global sobre las drogas, cada vez más llena de contradicciones por la tolerancia que se observa en Estados Unidos hacia la mariguana, mientras en México, Colombia y América Central prevalece una campaña militarizada que ha causado cientos de miles de víctimas.
 
 
En su edición de este año, The New Yorker recuerda -aunque sin aludir a la justificación que brindó para la injerencia en el subcontinente y en Asia- cómo el presidente Richard Nixon, del escándalo Watergate, declaró en 1971 al consumo de enervantes “una emergencia nacional”, y pidió al Capitolio “la autoridad y los fondos equivalentes a nuestros recursos morales” para enfrentarlo, asegurando que la cuestión no era “si lo derrotaremos, sino qué tan rápido”.
 
 
Así nacieron la Administración Antidrogas (DEA) y la Operación Condor en México, que disminuyó la producción de amapola en nuestro país después de que el cultivo fuera atacado en el sureste asiático; para los ochenta, los campesinos empobrecidos de Irán, Afganistán y Myanmar retomaron el guante en una muestra del “efecto globo” o “cucaracha” del que tanto se habla hoy en día y Ronald Reagan subrayó que “podemos combatir al problema de las drogas y podemos ganar”.
 
 
El resto de la historia es conocido: Reagan lanzó una militarización rampante y violatoria de los derechos humanos con ayuda de Edwin Meese, su procurador general, y William Clinton y George W. Bush lo siguieron mediante el Plan Colombia, la Iniciativa Andina (en realidad estrategias de contrainsurgencia) y la Iniciativa Mérida.
 
 
En Estados Unidos, sin embargo, ya en 2009 Gil Kerlikowske, “zar antidrogas” de Barack Obama, recalcaba que “no estamos en guerra con la gente de este país” y lo ha probado: El gobierno federal no buscó impedir por la vía legal la despenalización del consumo en Colorado y Washington, y no parece que lo hará cuando otras entidades se les sumen.
 
 
Geólogo
 
 
Nacido en 1952 cerca de Filadelfia, Hickenlooper es un géologo que después incursionó con éxito en los negocios, abriendo restaurantes en la zona de LoDo que sería el centro de la renovación urbana en Denver; sin bandera partidista, ya que los candidatos a las elecciones municipales van a titulo personal, ganó el mando del ayuntamiento en 2003 y se reeligió en 2007 con una agenda progresista, mejorando los servicios para las personas sin casa.
 
 
En 2006, Denver fue una de las primeras grandes ciudades de Estados Unidos que autorizó el uso terapeútico de la mariguana y despenalizó la posesión de menos de una onza. Cuando los ciudadanos quisieron dar el gran paso hace dos años, Hickenlooper se declaró en contra, pero aceptó que el voto favorable a la propuesta 64, con 53 por ciento del total, “reflejó un genuino cambio en las actitudes populares”.