Opinión

Jim DeMint se suma a la 'banda del odio' xenofóbico


 
 
La 'banda del odio' que se opone a la reforma migratoria en Estados Unidos impulsada por la 'banda de los 8', cada vez más desdibujada en el Senado, presentó el lunes una de sus cartas fuertes, James Warren DeMint, titular de la ultraconservadora Fundación Heritage.
 
En vísperas de la votación en la Cámara alta del proyecto bipartidista de ley, el núcleo duro republicano, que rechaza abrir un camino mínimo hacia la ciudadanía de 11 millones de indocumentados, al considerar que no votarán por el 'gran viejo partido', sino que lo harán, como lo han hecho históricamente, por los demócratas, DeMint difundió un 'análisis' claramente sesgado, de acuerdo con The Washington Post y estudios previos de la Cámara de Comercio, del Instituto Cato y del Centro para el Progreso Estadounidense, recalcando que los contribuyentes pagarán 6.3 billones de dólares por la reforma, sobre todo en gastos por atención médica y servicios sociales.
 
Hace sólo 6 años, dice el diario capitalino, la misma fundación -de triste memoria como el think tank de cabecera del reaganismo-, había calculado que el precio del cambio ascendería a 2.6 billones de dólares. Por eso no sorprende que personajes caracterizados por sus tendencias derechistas, como Haley Barbour, exgobernador de Mississippi, hayan descalificado al 'estudio' pergeñado por el 'académico' y 'economista' Robert Rector, al considerarlo un 'documento político' diseñado para 'asustar a los conservadores'.
 
Vamos
 
"Aquí vamos de nuevo. El estudio de Heritage ignora los beneficios económicos y no toma en cuenta la dinámica" de la movilidad social entre los hispanos, apuntó por su lado Jeff Flake, senador de Arizona que integra la 'banda de los 8'.
 
Lo cierto, sin embargo, es que la embestida contra la reforma pone en duda su avance, tomando en cuenta que la cerrazón impera en la Cámara de Representantes, donde ni siquiera se ha elaborado un esbozo de propuesta. Pero también ha dividido al Partido Republicano: de un lado están los DeMint, seguidos por cavernarios como el senador Ted Cruz -quien no es un 'verdadero hispano', según el exgobernador de Nuevo México, Bill Richardson, pero que ya anunció su precandidatura a la Casa Blanca- y del otro, elementos apenas más moderados aunque claves, como Grover Norquist, campeón de la lucha contra los impuestos y la reforma del seguro médico del 'socialista' Barack Obama.
 
Eso si, nadie podrá negar a DeMint el mérito de revivir, a 5 meses de su llegada a la Fundación Heritage, en los últimos años de capa caída pese a su 'índice anual de libertad económica', que exige a todo el mundo la apertura comercial sin barreras. Elegido senador por Carolina del Sur en 2005, bloqueó varios nombramientos diplomáticos de Obama hasta que Hillary Clinton legitimó al golpista Roberto Micheletti en Honduras; también fue mentor del cubano estadounidense Marco Rubio, otro socio de la 'banda de los 8' que en breve tendrá que decidir de qué lado está.