Voces del despilfarro
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Voces del despilfarro

COMPARTIR

···

Voces del despilfarro

18/06/2018
Actualización 18/06/2018 - 10:05

¿Por qué –la mayoría- son incapaces de ver el despilfarro?

Empezamos con la figura más importante de Morena, Andrés Manuel López Obrador, y cito una nota publicada por el periodista Jorge Monroy: “Cuando se le preguntó acerca de las facturas de electrodomésticos; maquillaje; pijamas; vestidos de diseñador y hasta donas y tintes para el cabello que endosó la senadora Layda Sansores al Senado de la República, enfatizó que también se trata de una campaña de guerra sucia en su contra. ‘Es una guerra sucia, están desesperados, siguen las llamadas telefónicas a todas diciendo de que somos un peligro para México, pero ya la gente no les cree nada’, añadió”. López Obrador dice que lo publicado por la periodista Fátima Monterrosa en el espacio de Denise Maerker es “guerra sucia”.

Por su parte, Claudia Sheinbaum, candidata de Morena a la jefatura de Gobierno, señaló: “Quiero decir, primero que nada, que yo me siento muy orgullosa de Layda Sansores y que es una terrible calumnia lo que están haciendo”.

Irma Eréndira Sandoval, diputada constituyente y la persona propuesta para ocupar la Secretaría de la Función Pública en caso de que López Obrador llegue a la presidencia, señaló en twitter: “Mi solidaridad y apoyo con nuestra senadora y próxima alcaldesa en Álvaro Obregón @LaydaSansores” y pegó una carta publicada el pasado 14 de junio por la senadora Sansores.

En medio de esta justificación del abuso, porque insistiré en que lo es, ha aparecido una voz que le debería dar rumbo al Movimiento de Regeneración Nacional, que no busca justificar lo injustificable, que reflexiona, da justa dimensión y voltea hacia delante. Hablo de Gerardo Esquivel, uno de los asesores en materia económica de Andrés Manuel López Obrador, quien la noche del sábado publicó el siguiente mensaje a través de su cuenta personal de Twitter: “Lo de Layda Sansores es la punta del iceberg del dispendio de recursos públicos. Hay un margen enorme para ahorros fiscales en los tres poderes de la Unión. Debe combatirse la cultura del despilfarro en todos los niveles.” ¡Vaya! Unos ojos que ven lo que se niegan a ver los demás, el caso de la senadora Morenista es justo eso, el abuso.

En esta misma columna el viernes pasado planteábamos la oportunidad que este caso podía representar para López Obrador, hacer un alto en el camino de la campaña, reconocer el error, corregir, y previo al 1 de julio consolidar su eterno discurso anticorrupción en una convincente respuesta modelo que podría marcar su forma de gobernar en caso de llegar a la presidencia… pero no. La postura oficial del partido está en uno de los párrafos del justificante de la senadora: “entendemos que esta distorsión de la información y cada una de las calumnias mencionadas en el programa de ayer, se deben a estrategias de poder por intereses afectados y, porque ahora, estamos denunciando actos de corrupción realizados por Mancera, Serrano y Luna, como se halla detallado en mis redes sociales”. Torpe respuesta ante el trabajo periodístico de una reportera como Fátima Monterrosa, que en los últimos diez años se ha dedicado a incomodar y exponer a políticos de todos los partidos.

Ojalá se escuche más la voz de Esquivel dentro de ese partido, ojalá rectifiquen, quedan 13 días para las elecciones ¿qué necesita México, respuestas conspiratorias o hechos reales contra la eterna dinámica del abuso de los políticos?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.