Para la memoria de Meade
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Para la memoria de Meade

COMPARTIR

···

Para la memoria de Meade

18/12/2017
1
   

   

Elba Esther Gordillo está cumpliendo su segundo año en prisión. (Archivo/Cuartoscuro)
,

El martes 26 de febrero de 2013, el presidente Enrique Peña Nieto dio un golpe en la mesa y recibió aplausos al unísono por un hecho que parecía imposible en nuestro México corrupto: la detención de la líder sindical más poderosa del país, Elba Esther Gordillo. La PGR obtuvo la orden de aprehensión de un juez, por su presunta responsabilidad en delitos de operaciones de procedencia ilícita.

¿Era capaz de esto 'el nuevo PRI'? Hoy todos sabemos la respuesta: no fue capaz de nada, simuló detenciones y fabricó arreglos. Ahora la pregunta cambia: ¿De qué es capaz 'el nuevo PRI' para mantenerse en el poder?

La respuesta la dio el propio José Antonio Meade, precandidato priista a la presidencia de la República, un día después de que se le concediera prisión domiciliaria a la maestra, el mismo día en que Nueva Alianza signó un pactó electoral con el tricolor: “Es muy importante darse cuenta que no hay coincidencia, se siguió un proceso, se aplicó la ley y no tiene nada que ver con lo que estamos viviendo en lo político. No hay una vinculación entre el Panal y la exsecretaria general (del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación), yo creo que son temas que se están viendo por separado, como debe de ser”. De esto es de lo que es capaz el tricolor.

Dirán que el procedimiento sigue, que la prisión domiciliaria concedida a Elba Esther Gordillo no afecta los términos para seguir su proceso por delincuencia organizada, pero que ahora viva en una jaula de oro y opere a discreción la elección del próximo año sólo nos recuerda los estúpidos que creen que somos.

Quizá deberíamos refrescarle la memoria a José Antonio Meade, y explicarle lo incongruente que suena negar la relación de Gordillo con el partido Nueva Alianza, su tercer aliado para las elecciones.

La lideresa magisterial obtuvo su primera curul en el Congreso de la Unión en 1979. Cuatro décadas de acercamiento con un partido que la solapó décadas, que la encarceló para legitimar su regreso a Los Pinos y que ahora vuelve a pactar con ella para mantenerse ahí. Cuarenta años de ser pieza clave en las contiendas electorales.

En 1989 llegó a dirigir el SNTE. Y ahí se mantuvo hasta 2013, donde su bastión es considerado el más grande América Latina, y hasta el 2000 operó en cada sexenio para el Revolucionario Institucional, hasta que su mala relación con Ernesto Zedillo, desde que éste era titular de la Secretaría de Educación Pública, la acercó a la oposición.

Durante el sexenio de Zedillo, sin embargo, Gordillo fue senadora por el PRI. Desde ahí se acercó al PAN, a quien ella y sus 1.4 millones de votos favorecieron y contribuyeron al triunfo de Vicente Fox en las elecciones.

En ese sexenio nació el partido Nueva Alianza, de quien Elba Esther es la fundadora. Primero, al formar en 2002 la Asociación Ciudadana del Magisterio, y la firma con Fox del Acuerdo por la Calidad en la Educación, lo que significó un pacto de alianza con el nuevo poder en Los Pinos.

En 2005, Nueva Alianza nació como partido político. En 2006 compitió por primera vez en elecciones presidenciales de la mano de Roberto Campa… sí, ese que hoy forma parte del equipo de Enrique Peña Nieto.

Con el PAN en la presidencia, Nueva Alianza concretó sus primeros pactos con ellos en elecciones, como la de Guanajuato en 2006 o la de Baja California en 2007.

En 2011, cuando el sexenio calderonista y su “guerra contra el narco” puso en la cuerda floja la permanencia de Acción Nacional en la presidencia, Gordillo volvió a coquetear con el tricolor, y aún como líder del SNTE y cabeza de facto en Nueva Alianza, ayudó al PRI en las elecciones de Hidalgo y el Edomex.

Sin embargo, en 2012 el Pacto por México, la reforma educativa y su persecución política marcó su rompimiento con el gobierno. Fue encarcelada en 2013, pero un audio revelado por el diario Reforma este año, en la contienda electoral del Edomex, donde la maestra parecía querer apoyar ahora a Andrés Manuel López Obrador y Morena, prendió los focos rojos en el gobierno.

La nueva concesión para que pase su ‘proceso penal’ en la comodidad de una mansión de millones de dólares, es un signo claro de que el PRI no quiere correr el riesgo de mantener enemistad con quien ha demostrado lealtad: a ella, al poder, a aliarse con cualquiera que parezca con posibilidades de llegar al poder.

Si José Antonio Meade desconocía esto, quizá sea uno más de esos al que el PRI le asegura una honestidad que ya a nadie convence.

Twitter: @jrisco

También te puede interesar:
Los sordos
Otro carnal
#AuditorCarnal

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.