Lucrar con la tragedia
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Lucrar con la tragedia

COMPARTIR

···

Lucrar con la tragedia

09/04/2018
Actualización 09/04/2018 - 13:29

¿Qué tan lógico le sonaría que yo le vendiera un seguro en caso de accidente con cobertura por los siguientes dos años, pero que le pusiera como cláusulas que ese seguro aplica sólo si durante el accidente se rompe la pierna izquierda, pero no aplica si la que se rompe es la derecha? ¿O que aplica nada más si el accidente lo tiene entre las ocho de la noche y las tres de la madrugada? ¿Aceptaría?

El sentido común y un buen asesor financiero le diría que es una mala apuesta. Y lo es. La misma mala apuesta en seguros de cobertura contra desastres naturales con la que México ha perdido 77 millones de dólares, por la adquisición de bonos catastróficos que durante tres administraciones han resultado en pérdidas de dinero público que, para colmo, terminó en cuentas de paraísos fiscales en empresas de papel.

Las malas noticias no acaban ahí. Los 77 millones de dólares que se pagaron en primas y cuotas salieron, precisamente, del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden). La mala apuesta que no sólo ha dejado al país sin el pago de esos seguros, con la responsabilidad de asumir los costos de la reconstrucción, sino que además ha resultado en pérdidas justo para el Fondo, cuyos recursos públicos deberían usarse para el pago de daños.

Leyó usted bien. En una nueva entrega del proyecto internacional de investigación periodística, #ParadisePapers, los periodistas Daniel Lizárraga y Raúl Olmos, de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad; Isabella Cota, de Quinto Elemento Lab, y Mathieu Tourliere, de la revista Proceso nos contaron ayer ‘la catastrófica historia de los Bonos Catastróficos’, que durante las administraciones de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto fueron adquiridos como un seguro en caso de terremotos y huracanes, pero que sólo en dos ocasiones –y una de ellas de forma incompleta–, ha podido ser cobrado por las absurdas condiciones que se aceptaron como parámetros.

Vayamos con calma, el asunto es complejo. Paso a paso: ¿Qué son estos bonos y cómo funcionan? “Un bono de riesgo catastrófico es, en palabras sencillas, una apuesta contra la naturaleza. Una en la que participa en este caso el gobierno emisor, por un lado, y un grupo de inversionistas globales, por el otro”, dice el texto que nació a partir de los papeles filtrados conocidos como #ParadisePapers.

En 12 años se han adquirido cuatro de estos bonos en los que inversionistas, a través de una empresa de papel ubicada en las Islas Caimán, colocan su dinero apostando a que, en México, durante el tiempo de cobertura no ocurran sismos mayores a 7.5 grados en el centro del país y 7.9 en las costas del Pacífico, así como huracanes con categoría mayor a 4 o 5 cuando tocan tierra. Si la naturaleza es ‘buena’ y ninguna de esas condiciones ocurre, los inversionistas tendrán de vuelta su dinero, sin el pago de impuestos, por estar en un paraíso fiscal, y con una compensación extra –que es secreta– (todo dinero público que México obtiene del Fonden).

¿Recuerda 2007? ¿Le suena la inundación de Tabasco que dejó 500 mil damnificados y pérdidas por dos mil 918 millones de dólares? ¿Qué tan fresco tiene el desastre en 2010 con el huracán Alex y las Tormentas Karl y Mathew, que cobraron 19 vidas, un millón de damnificados y pérdidas por casi ocho millones de dólares? ¿O los huracanes Ingrid y Manuel que, entre otras cosas, sepultaron el pueblo de La Pintada, en Guerrero, dejando 157 muertos? ¿O el huracán Odile, que con categoría 4 mató a 18 personas y dejó daños por más de mil millones de dólares? Sin ir más atrás… ¿qué tan catastrófico le pareció el sismo de 7.1 grados que nos azotó el 19 de septiembre pasado?

Por ninguno de ellos México recibió un solo peso. Algunos, como los huracanes, por haberse dado en territorios que el bono no cubría; otros, como el sismo, por haberse tratado de magnitud menor a 7.5 grados, que era la apuesta de México y los inversionistas. Todas, tragedias en las que México tuvo que solventar con sus recursos el desastre. Dos de los cuatro Bonos Catastróficos, por cierto, adquiridos por el hoy aspirante presidencial del PRI, José Antonio Meade.

En 2016, la Auditoría Superior de la Federación pidió que se revisaran las contrataciones de estos bonos que se basan en parámetros y no en daños. También lo advirtió Carlos Valdés, exdirector del Cenapred. Pero el gobierno, fiel a su costumbre, hizo oídos sordos y firmó un nuevo bono que tiene cobertura hasta para 2020.

Pero no, no se emocione, esa apuesta ya la perdimos, pues el sismo del 7 de septiembre es el único que sí ha cumplido al 100 por ciento los parámetros y se le pagó a México 150 millones de dólares, y otra de las condiciones es el que el seguro se paga sólo una vez. Así se lucra con la tragedia.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.