La persecución en Morelos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La persecución en Morelos

COMPARTIR

···

La persecución en Morelos

25/01/2018
1
  

   

Risco
,

¿Qué riesgos se corren en un país cuando sus gobernantes usan el sistema judicial como una forma de eliminar a sus opositores políticos y a los críticos de sus administraciones? ¿En qué se transforma un dirigente político cuando en lugar de ser transparente con investigaciones penales, viola el debido proceso, pasa por encima de los derechos humanos, detiene de forma irregular y comienza una cacería contra quien se ha quejado de la forma en que ha llevado un estado?

Esta semana, el exrector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Alejandro Vera, fue detenido en un restaurante ubicado en la colonia Rancho Cortés, en Cuernavaca. El académico, que desde hace algunos años ha hecho pública su postura en contra del gobierno del perredista Graco Ramírez, fue acusado por presunto abuso de confianza cometido en agravio del Sindicato de Trabajadores Administrativos de la universidad y trasladado al penal de Atlacholoaya.

Esta es la novena acusación que el gobierno de Morelos ha hecho al exrector, y a pesar de los amparos que ha tramitado Vera Jiménez, la Fiscalía morelense consiguió una orden de aprehensión que hoy lo mantiene en arraigo domiciliario.

El martes por la noche, tras estar varias horas en prisión, Vera Jiménez me concedió una entrevista para EL FINANCIERO Bloomberg y atribuía su detención a una persecución política producto de su oposición a un gobierno que, en datos oficiales, ha dejado crecer la inseguridad, donde se han emitido más de 30 recomendaciones de la CNDH por violaciones a los derechos humanos, donde el gobernador fue captado apropiándose de la ayuda que se envió a los damnificados por el sismo y donde no se ha logrado establecer cuáles son los elementos probatorios con que cuenta para encarcelar a Vera Jiménez.

“Me parece que esta es una manera muy autoritaria en que ha procedido el gobernador de manera sistemática, inventándome delitos, ya llevan nueve, hay denuncias por tráfico de órganos en la PGR, pagando testigos, pagando a la líder sindical.

“(La persecución comenzó) por nuestro posicionamiento crítico sobre el acontecer político y social de nuestro estado, particularmente lo tocante a la inseguridad que estamos viviendo, varios miembros de la comunidad universitaria han sido privados de su libertad, dos han sido asesinados (…) de ahí convocamos a los diálogos ciudadanos por la seguridad, con Javier Sicilia, con las organizaciones, los pueblos, se detonó todo un proceso organizativo, eso incomodó muchísimo al gobernador y lamentablemente los hechos de las fosas de Tetelcingo y Jojutla, donde el gobernador ha insistido en que los cuerpos estaban en calidad de desconocidos”, señaló Alejandro Vera, como explicación a aquello que ha calificado como una cacería política.

En este espacio no se pretende defender a ninguna de las partes, en otro momento hemos señalado también que la gestión de Vera se ha visto involucrada, por ejemplo, en la investigación de #LaEstafaMaestra, donde universidades públicas fueron usadas para desviar recursos públicos. Lo que sí hay que subrayar es el proceder del gobierno, que teniendo o no elementos, se ha dedicado a aplicar justicia a contentillo y a usar el poder de la administración pública como venganza.

Entre los defensores de Vera Jiménez está la voz de Javier Sicilia, quien después de la detención del académico se pronunció contra el gobierno morelense, calificando el proceder como ‘criminal’. “Estamos frente a un gobierno que ya no merece ser gobierno, que hace mucho que perdió la legitimidad y que ahora está perdiendo incluso la legalidad porque sigue abusando de ella, en forma criminal, no hay otra forma de definirlo”, señaló en conferencia de prensa.

Otros académicos, políticos y activistas como Cuauhtémoc Cárdenas, Alejandro Encinas o Emilio Álvarez Icaza, mediante un manifiesto público también reprocharon el desaseado proceder del gobierno de Graco, que ha elegido usar a la Fiscalía para perseguir a Vera, en lugar de dedicarse a consignar a los responsables de las fosas de Tetelcingo, donde no hay un solo consignado.

Al cuestionar a Vera Jiménez sobre si tenía miedo dijo: “la verdad que sí me siento intranquilo, estoy esperando que las autoridades federales nos den las medidas de protección que hemos solicitado porque sí, la situación de inseguridad que vivimos en el estado nos hace pensar que en cualquier momento pueden atentar contra nuestra vida o de nuestra familias”.

¿Cuál es la reacción que debemos tener frente a un gobierno que en lugar de garantizarnos seguridad, lo que nos provoca es temor?

Twitter: @jrisco

También te puede interesar:

La triste simulación
“El sexenio perdido”
Las ambiciones personales

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.