La angustia
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La angustia

COMPARTIR

···

La angustia

17/01/2018
1
 

   

Peña Nieto
,

Vale la pena detenernos un poco en las palabras de ayer del presidente Enrique Peña Nieto, en el evento de la firma entre Volaris y Airbus para la compra de 80 aviones. El Ejecutivo parece aferrarse a la idea de que la situación del país depende de nuestra mirada pesimista, del enojo que nos ciega ante el progreso y la construcción de un país mejor. Nada más falso.

“No puede, de ninguna manera, lo que pareciera un enojo, a veces extendido de algunos, nublar nuestra vista a los avances y desarrollo que estamos teniendo (…). No vaya a ser que, por decisiones que los mexicanos tomemos, se nuble tal nuestra vista ante el enojo, que pasemos del enojo a la angustia y a la preocupación. Debemos mantenernos en un rumbo de crecimiento y de desarrollo hacia adelante”.

Interesante el concepto “enojo extendido”, un pesimismo generalizado, sustentado en encuestas de credibilidad y de aprobación de su mandato. Según la evaluación publicada el 5 de enero pasado por Consulta Mitofsky, 26 por ciento de los ciudadanos aprueban la gestión del Ejecutivo; tuvo un repunte de cuatro puntos en comparación con agosto de 2017, alejado de aquel 12 por ciento de aprobación justo hace un año después del gasolinazo y el dólar en las nubes. Aunque es uno de sus mejores trimestres, llama la atención que ni siquiera tres de cada 10 mexicanos ven con buenos ojos este gobierno. No se trata de un enojo, se trata de un reflejo de un país en vilo.

Al priista de Los Pinos le preocupa que los mexicanos que ha gobernado por cinco años se dejen llevar por ese “enojo” y pasen “a la angustia y a la preocupación”. ¿En serio? Quizá Enrique Peña Nieto no ha tenido la oportunidad de leer un periódico en mucho tiempo, ya no digamos ‘mucho tiempo’, lo que va de 2018, porque si no en 15 días habría leído titulares como:

-“Queda impune el tráfico de armas”, Reforma, 2 de enero.

-“México tira 20 toneladas de alimentos: BM”, El Universal, 2 de enero.

-“Ejecutan en Guerrero a candidato del tricolor”, Reforma, 2 de enero.

-“Pega violencia a política local”, Reforma, 3 de enero.

-“Piden no hacer despilfarros en gasto público”, EL FINANCIERO, 3 de enero.

-“Cae operadora de Borge en Quintana Roo”, Reforma, 4 de enero.

-“Aumento a gas LP, nuevo golpe para 7 de cada 10 hogares”, La Jornada, 4 de enero.

-“Acusa PGR a Borge de lavar 900 mdp”, Reforma, 5 de enero.

-“Quebranto de Borge, igual a nómina de Sedena: PGR”, El Universal, 5 de enero.

-“Asignan celda de lujo a Borge en Morelos”, 24 horas, 8 de enero.

-“Acusa venganza por indagar al PRI”, Reforma, 9 de enero.

-“Tiene país arranque de año violento”, Reforma, 9 de enero.

-“Inflación del 2017, la más alta en 17 años”, El Economista, 10 de enero.

-“Independientes trafican firmas”, Reforma, 11 de enero.

-“Transan millonada con tarjetas de sismos”, Reforma, 15 de enero.

Son 15 ejemplos de notas de primera plana, sin contar los casi 40 mil ejecutados de cinco años de gobierno; más de 30 mil personas desaparecidas; un 2017 que rompió récord de homicidios; 40 periodistas asesinados durante su gobierno; exgobernadores que abanderó en campaña, presos por empobrecer a sus estados; siete mujeres asesinadas cada día en el país; investigaciones de corrupción detenidas; Congresos locales que violan sus propias constituciones, como la ALDF; precandidatos simulando precampañas y torciendo la ley, fingiendo competencias internas que no existen; sólo en Puebla, seis feminicidios en lo que va de 2018, el último de una niña de 11 años que fue atacada en su propia cama; miles de casos de secuestro y robo sin sentencia, y un etcétera tan largo, que estos caracteres no son suficientes para seguir enumerando.

Si estas noticias de hechos reales, de la vida diaria de los mexicanos, no es motivo suficiente para el enojo, si no le parece que deberíamos estar angustiados, no sé qué México quiere que veamos.

Twitter: @jrisco

También te puede interesar:

La voracidad
Quincena violenta
La corrupción acumulada

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.