Foros NO
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Foros NO

COMPARTIR

···

Foros NO

19/07/2018
Actualización 19/07/2018 - 13:48

La primera columna que escribí en este diario fue sobre la tragedia de la activista tamaulipeca Miriam Rodríguez. ¿La recuerdan? Era la historia de una mujer que logró con sus propios medios hallar los restos de su hija, Karen Alejandra, en una fosa común y que, por sus investigaciones, logró encarcelar a sus asesinos. Su final fue como el de muchos otros en este México violento: fue abatida a balazos en su casa en la ciudad de San Fernando, la noche del 10 de mayo de 2017. Cientos no se recuperan de esta pérdida, de esta impotencia.

Tampoco he podido olvidar la labor de 'Las rastreadoras', un colectivo de mujeres de Sinaloa que no tuvieron otra opción más que agarrar palos y picos y ponerse a excavar en busca de sus hijos, hermanos, nietos que ya no regresaron. No alzaron la voz, se pusieron a buscar y ahora ya son cientos. No han parado.

Y mientras más escribo sobre estas historias, me llegan más dolorosos esfuerzos. Qué decir del Colectivo Solecito de Veracruz; también decenas de padres que en Veracruz han encontrado a gente sin nombre, han encontrado a tantos, que la Fiscalía es incapaz de procesar tantos cuerpos; la esperanza de encontrar a los suyos va más rápido que la eficiencia del Estado.

Tres historias inolvidables de miles, sí, miles. Algunas sólo conocidas por familiares, otras que llegaron a resonar en todos los medios, pero todas igual de graves, todas con indignación. A esto se refiere Javier Sicilia cuando dice que el proceso de pacificación de este país no puede empezar de cero. Cuando dice que ya hay un camino recorrido en la lucha por la justicia y la dignidad, se refiere a los esfuerzos de cada año, a las caminatas en 2011 y 2012, a lograr la creación de la ley de atención a víctimas. A Sicilia le preocupa el primer paso que ha dado el gobierno de transición en su proceso de pacificación: la creación de estos foros –más de 40 entre agosto y octubre– que iniciarían el día 7 del siguiente mes, en Ciudad Juárez. “Ya ha habido grandes avances, se ha trabajado mucho, el problema es que no ha habido voluntad política, así que estos foros a mí me dan mucho miedo que se vuelvan un espectáculo y una revisión de cosas que ya vimos, que ya sentimos; ahí está el posicionamiento de las víctimas y necesitamos respuesta a eso, no vivir nuevamente catarsis, ya hay suficiente información y suficiente trabajo, la gran pregunta que debemos hacernos es ¿cómo lo tejemos? Ahí es donde debemos sentarnos a trabajar”, dice Javier Sicilia en entrevista para EL FINANCIERO Televisión.

Otra voz autorizada es la del padre Alejandro Solalinde, quien forma parte de estos esfuerzos del equipo de transición para tender puentes con distintos actores sociales para la pacificación del país. Cuando le pregunté en el espacio radiofónico matutino de W Radio sobre estos foros, esto fue lo que dijo: “Yo estoy también con las víctimas, igual que Javier; Javier es víctima, le mataron a Joselo, entonces creo que es necesario que se haga algo. Ellos están hartos de palabras, de foros, es hasta ofensivo, se necesitan acciones. Soy testigo de que Andrés Manuel López Obrador le pidió a Javier encabezar esta iniciativa, hay que escuchar su estrategia”.

Así que ese primer paso, la realización de los foros, tal vez no es lo que un grupo de víctimas espera para iniciar el diálogo, lo que quieren son acciones. Es innegable que existe la iniciativa de un acercamiento a las víctimas, eso es digno de aplaudirlo, lo que falta es escucharlos, coordinar esfuerzos, “tejer” lo que ya hay sobre la mesa y no olvidar los diez años de dolor que cargamos encima: las luchas de Miriam Rodríguez, de 'Las rastreadoras' y de cientos de colectivos que nunca hablaron, sólo actuaron.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.