'Ayudar a los demás siempre'
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

'Ayudar a los demás siempre'

COMPARTIR

···

'Ayudar a los demás siempre'

02/02/2018
1
 

   

Damnificados por el sismo en la CDMX. (Cuartoscuro)
,

Pasada la emergencia y en plena etapa de una reconstrucción física y de la tranquilidad, ¿alguien se ha preguntado cómo hablan los niños de un fenómeno que a todos nos cimbró como el 19-S? ¿Qué sensación les dejó? ¿Qué rutinas cambiaron? ¿Qué alarmas guardan en la cabeza?

“¿Qué aprendiste sobre las experiencias (los sismos de septiembre pasado) vividas en México?” Esta es quizá la pregunta más reveladora de OpiNNA Reconstrucción, una encuesta hecha por el Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes, donde se escuchó la voz de 10 mil 153 infantes.

Y no es que sea reveladora porque nos dé información desconocida sobre el fenómeno que todos padecimos, sino porque a diferencia de cómo estamos asimilándolo los adultos, las respuestas de los niños, que en un primer momento podría temerse resultaran más afectados, nos muestra respuestas con esperanza, una visión sobre lo que les pasó que abona un futuro prometedor y expone lo que se quedó en los niños mexicanos después del hecho traumático.

De acuerdo con las respuestas, que pueden consultarse a través de Internet: 53 por ciento aprendió a “ayudar a los demás, siempre”; 25 por ciento aprendió a “no vivir con miedo, pero sí preparados”; 11 por ciento señaló que “es necesario construir mejor las casas y edificios” y, por último, también 11 por ciento aprendió “qué hacer en caso de temblores”. Mientras nosotros llevamos casi cinco meses concentrados en los por qué, en los de quién es la culpa, inmersos en una dinámica donde hay quien cobró cheques para damnificados sin serlo y en donde los gobiernos sólo han sacado una raja política, los niños sí supieron aprovechar lo mejor de la desgracia.

Y es que la forma de procesarlo es muy distinta, de entrada, porque no se tiene el control de ciertas situaciones como quizá podría tenerlas un adulto. Además, un niño tiene dos entornos que le generan seguridad: su casa y la escuela. Tras el sismo, ocho millones de niños perdieron al menos uno de esos dos refugios; otros tantos, se quedaron sin nada. Y ante un escenario de tal vulnerabilidad, es un ejemplo la forma en que tratan de obtenerlo mejor.

En entrevista en WRadio, en Así las Cosas, Ricardo Bucio, secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes, explicó que este sondeo intentó saber cómo se sintieron los niños durante el sismo en las semanas posteriores, saber qué aprendieron y qué esperarían que pase.

“De los más de 10 mil que contestaron la encuesta, la gran mayoría, como siete mil 500, vivieron el sismo directamente, y de éstos, cuatro mil 500 dicen haber recibido instrucciones precisas de las autoridades educativa dentro de la escuela.

“En la mayoría sí se ve que ha permeado una cultura de protección civil, sirven los simulacros, sirve toda esta atención que se ha desplegado desde los sismos del 85, pero nos falta mucho más, porque vivimos en un país donde va a seguir ocurriendo este tipo de fenómenos y no debe haber espacio para que un 20, un 30 por ciento no sepa qué hacer”, dijo Bucio.

Es verdad, los niños sintieron miedo, angustia, preocupación, pero no perdieron de vista que pese a eso se requieren acciones inmediatas que les garanticen seguridad, visualizaron la importancia de estar preparados y ese chip que ahora tienen y del que saben apropiarse es quizás uno de los mayores hallazgos del ejercicio estadístico.

“Alimentos, agua, espacios limpios y casas son las necesidades más apremiantes que niñas, niños y adolescentes opinan que deben brindarse a sus pares. Es importante mencionar la importancia que le dan a los aspectos más urgentes y no a otros como ropa, juguetes, espacios de juego e inclusive regresar a la escuela”, dicen dentro de los resultados de la encuesta. Y es que, sin los vicios de una sociedad egoísta, los niños han sabido identificar mejor qué es lo importante y en dónde deben estar las prioridades.

A partir de una tragedia creamos comunidad, al menos ese el significado más evidente ante la respuesta de más de la mitad de los niños mexicanos. La enseñanza es colectiva, la tragedia del otro nos hizo existir y las nuevas generaciones entienden que la única manera de resolver lo urgente y los problemas de largo plazo, es “ayudar a los demás siempre”.

Twitter: @jrisco

También te puede interesar:
Aquí y ahora
¡Feliz primer aniversario, Constitución!
"No es gran ciencia"

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.