Opinión

Jaloneo por elecciones... y extraordinario

 
1
 

 

Material electoral. (Instituto Nacional Electoral)

A poco menos de tres semanas que se realice el proceso electoral para renovar 12 gubernaturas, desde San Lázaro se observa que no hay día que en el Congreso los líderes de las fracciones partidistas y los integrantes de las mesas directivas no hablen del curso de las campañas políticas, lo que deja entrever cómo senadores y diputados están más preocupados por sacar adelante a los abanderados de sus partidos que andan en campaña, y el interés por destrabar las iniciativas que al término del segundo periodo ordinario de sesiones quedaron pendientes, lo han hecho a un lado.

Lo anterior, no obstante que en el caso de las leyes secundarias del Sistema Nacional Anticorrupción tienen un plazo perentorio para que estén antes del 28 de mayo, en tanto que el eventual periodo extraordinario para abordar el juicio de desafuero de la diputada local de Sinaloa, Lucero Guadalupe Sánchez López, tampoco se apegaría a derecho ya que todo indica que de llevarse a cabo esta convocatoria sería hasta después de las elecciones.

El presidente de la Junta Coordinación Política (Jucopo) y coordinador del PRI en la Cámara de Diputados, César Camacho, declaró el domingo que existe la posibilidad de que el periodo extraordinario se convoque después del 5 de junio, para evitar que el trabajo legislativo se “contamine” con asuntos electorales.

En el Senado las cosas andan por el mismo camino, los coordinadores parlamentarios del PRI y del PRD, Emilio Gamboa Patrón y Miguel Barbosa, respectivamente, se acusaron mutuamente ante la imposibilidad de alcanzar acuerdos en torno al tan mencionado periodo extraordinario.

En fin, ante los desacuerdos, todo indica que senadores y diputados están más metidos en el seguimiento de las campañas políticas que en el seguimiento de los asuntos que se discuten al interior de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, y no es para menos, sólo hay que recordar que son precisamente algunos legisladores con licencia los que andan en campaña y de ahí el interés de las bancadas legislativas. ¿Pero cómo van esas candidaturas?, algunas encuestas ofrecen lecturas como las que siguen:

En Aguascalientes compiten los senadores Angélica de la Peña (PRD) y Martín Orozco Sandoval (PAN), uno de ellos en franca competencia contra la abanderada del PRI, Lorena Martínez; en Chihuahua está el senador Javier Corral (PAN), quien al parecer se ha rezagado en sus aspiraciones ante el candidato tricolor Enrique Serrano; en Sinaloa va el diputado Quirino Ordaz Coppel, a quien todas las encuestadoras lo ubican en un lugar inalcanzable por sus competidores; en Tamaulipas se enfrentan con posibilidades de triunfo de cualquier lado, el senador Francisco Cabeza de Vaca (PAN) contra el diputado Baltazar Hinojosa, en una elección marcada por altos simbolismos de intromisión de grupos de la delincuencia organizada en el proceso.

En Hidalgo, también con amplia ventaja sobre sus competidores, el diputado Omar Fayad; en Tlaxcala la competencia está entre las abanderadas del PRI y el PAN, Lorena Cuéllar y Adriana Dávila, aunque también se inscribió Martha Palafox (PT), con bajas posibilidades de triunfo. Las tres son senadoras con licencia; en Oaxaca participan un senador y un diputado, Benjamín Robles (PT) y José Antonio Estefan Garfias (PRD-PAN), aunque en este caso la ventaja la lleva el priista Alejandro Murat.

En Veracruz la cosa está que arde, ambos candidatos se dicen con ventaja, será el día de la elección cuando se decida al ganador, uno el senador Héctor Yunes, por la alianza PRI-PVEM-PANAL y PS y el otro el diputado Miguel Ángel Yunes, candidato del PAN, ambos son primos y dicen que muy lejanos, distantes; en Puebla compite la senadora Blanca Alcalá (PRI), quien está haciendo la lucha, pero al parecer Tony Gali le lleva una amplia delantera; y finalmente en Zacatecas miden fuerzas los senadores Alejandro Tello (PRI-PVEM-PANAL) contra David Monreal (Morena-PT), y si hoy fueran las elecciones tal vez la balanza se inclinaría por el priista, pero todo puede suceder el día que los zacatecanos vayan a las urnas.

Esa es la realidad de los legisladores, ese su interés, por eso el jaloneo en el trabajo legislativo… lo que importan son las elecciones, sus candidatos, sus propuestas, sus banderas políticas, lo demás será en su momento, aunque para ello apliquen algo así como un reloj legislativo para detener el tiempo, aunque los problemas sigan ¿O no?

También te puede interesar:

Total incapacidad de autoridades ambientales

Extradición y desafuero

Alianzas miden fuerzas en el Congreso