Opinión

Jalisco, bajo la frivolidad y el crimen

La sociedad jalisciense está indignada. Algunos se arrepienten de haber votado por el PRI que permitió a Aristóteles Sandoval llegar a la gubernatura. Dicen que salieron de las ocurrencias etílicas y arranques caprichosos de Emilio González y ahora padecen la frivolidad y la ausencia del inexperto gobernador priista.

Jalisco vive bajo el azote de la delincuencia, aunque poco se hable de ello en los medios, mientras el gobernador viaja constantemente. La torpeza de los elementos de la unidad antisecuestros de la Fiscalía estatal y la poca supervisión de los mandos superiores costó la vida a dos inocentes.

El miércoles por la noche, los elementos antisecuestros localizaron una casa de seguridad donde permanecían cautivas dos personas. Estuvo tan mal planeado y ejecutado el operativo de rescate, que los secuestradores se dieron cuenta de que estaban siendo vigilados y se encontraban rodeados por la policía.

No se entiende por qué la Fiscalía de Jalisco no ha dicho una sola palabra sobre el operativo fallido. ¿Estará tratando de ocultar o encubrir algo? Aún no se sabe bien por qué comenzó el enfrentamiento a balazos en la casa de seguridad. En medio de la refriega, dos de los secuestradores lograron huir en una camioneta de lujo sin que la policía lo impidiera. Por supuesto, nadie sabe en este momento dónde están.

Los balazos continuaron y dos secuestradores más cayeron muertos, pero cuando la policía ingresó a la casa encontraron, también muertas, a las dos personas secuestradas. Hay quien dice que fueron ejecutadas por los propios plagiarios. Hay quien sospecha que murieron en el fuego cruzado por las balas de la policía. El gobierno de Aristóteles Sandoval simplemente calla.

Muchos allá en Jalisco se están acostumbrando a la delincuencia. En Ajijic, la lujosa y exclusiva zona de descanso de muchos tapatíos, habitada en buena medida por extranjeros retirados, han comenzado a organizarse para vigilar sus calles y cuidarse unos a otros ante la ineficacia de la autoridad para cumplir con su obligación primordial de garantizar su seguridad.

Uno de los argumentos para justificar la violencia en Jalisco es que sufre la desbandada de los delincuentes que huyen del operativo federal en Michoacán. No han aprendido la lección, tal vez deberían de voltear a ver lo que está haciendo Veracruz.

Con 750 elementos de la Secretaría de Seguridad Pública, del Ejército Mexicano, de la Secretaría de Marina-Armada de México y de la Policía Federal, se puso en marcha el Operativo Blindaje Córdoba. Uno de sus objetivos es sellar la zona sur de Veracruz ante la grave situación de inseguridad y delincuencia en Tabasco.

Hasta el lunes.