Resolución inquietante del TEPJF
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Resolución inquietante del TEPJF

COMPARTIR

···

Resolución inquietante del TEPJF

03/09/2018
Actualización 03/09/2018 - 15:03

Resulta inquietante que el Tribunal Electoral (TEPJF) revocara la multa que impuso el INE a Morena por actividades irregulares del fideicomiso “Por los demás”, creado para apoyar a los damnificados de los sismos de septiembre de 2017, a pesar de todas las pruebas concatenadas que ofreció la autoridad fiscalizadora. El Pleno del Tribunal argumentó que el ejercicio de fiscalización no había sido exhaustivo e integral, que había violaciones graves al procedimiento y que había optado por aplicar el principio de presunción de inocencia. ¿Por qué el TEPJF no devolvió la resolución al INE para que ampliara sus indagatorias, como lo ha hecho en múltiples ocasiones? Es preocupante que los magistrados hayan preferido, sin más, exonerar al futuro partido gobernante.

El Tribunal sostuvo que el INE no probó que Morena hubiera administrado y operado los 78.8 millones de pesos recabados por el fideicomiso, ni tampoco que dichos recursos se hubieran utilizado para fines partidistas. Una rápida revista a la investigación y las conclusiones del INE muestran que se comprobaron las irregularidades.

El INE activó la investigación a raíz de una queja del PRI, por la declaración de AMLO al día siguiente de los sismos del 19 de septiembre, en la que anunció que Morena crearía un fideicomiso en Banca Afirme para que con aportaciones de sus miembros y 20 por ciento de su financiamiento público apoyaran a los damnificados. El Consejo Nacional de Morena apoyó la propuesta y la difundió en su boletín del 3 de octubre, quedando constituido el fideicomiso en el propio domicilio del partido. López Obrador ha informado en varios momentos cómo avanza la operación del fideicomiso y habló de él en el primer debate de candidatos presidenciales. No son sólo afirmaciones, hay documentos que prueban que el instrumento financiero es administrado por Morena.

De la revisión de lo reportado por Morena en el Sistema Integral de Fiscalización, el INE concluyó que el fideicomiso no había recibido recursos de su financiamiento público, en eso no hay falta, pero encontró que 44.4 millones de pesos se habían aportado en efectivo, lo cual está prohibido por la ley electoral, que 3.2 millones provinieron de empresas mercantiles, lo que también está prohibido, y sólo 14.7 millones de pesos fueron aportados en cheques por 55 personas vinculadas a Morena.

Respecto de la operación del fideicomiso, el INE encontró que 64.481 millones de pesos fueron retirados en 169 cheques de caja por parte de 70 personas, 56 de las cuales están vinculadas a Morena, empero, los cheques se cambiaron por dinero en efectivo y ello impidió que el INE identificara el destino de dichos recursos. Hay que recordar que la sanción impuesta a Morena no fue porque utilizara dinero público, ni porque sirviera para actividades partidistas –eso no pudo acreditarlo por los flujos en efectivo. La sanción fue porque Morena no reportó las operaciones del fideicomiso creado y operado por tal partido y por las irregularidades en el manejo del mismo.

Es válido que miembros de un partido formen un fideicomiso privado al que le aporten dinero de sus bolsillos para cierto propósito y eso queda fuera de la fiscalización del INE, pero no es el caso de “Por los demás”, que está administrado por Morena que, en su calidad de partido, debe rendir cuentas a la autoridad electoral. Su entonces dirigente nacional y hoy presidente electo lo ha asumido como propio antes y después de la resolución del INE, pero la Sala Superior del TEPJF consideró que no fueron suficientes las pruebas exhibidas. ¿Por qué cerrar un caso que tiene tantas muestras de irregularidades y violaciones a la ley electoral?

Sin duda, el TEPJF se llevará los aplausos del presidente electo y líder indiscutible de la nueva mayoría política del país. No son buenos augurios que organismos jurisdiccionales orienten sus decisiones para congraciarse con el partido gobernante.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.