Opinión

Jacobo en el INE

Vaya. En medio de las turbulencias que han acompañado al proceso de transición del IFE en INE, el viernes hubo una noticia que deja por lo menos un poco de tranquilidad.

Con poco más de las dos terceras partes de los votos de los nuevos consejeros del INE, a propuesta de Lorenzo Córdova, Edmundo Jacobo Molina fue nombrado como secretario ejecutivo del nuevo Instituto.

Aunque algunos señalaron que hubo ratificación, la realidad es que es un puesto diferente al que desempeñaba.

Desde el 5 de junio de 2008, Jacobo era secretario ejecutivo del IFE. Y su desempeño en esa posición lo llevó a ser candidato a la presidencia y a consejero del INE.

Tiene a su favor que conoce las entrañas de los organismos electorales como nadie y que ha logrado la aceptación de tirios y troyanos por su desempeño imparcial.

Quienes votaron en contra argumentaron que no había aún legislación secundaria, pero no objetaron la trayectoria del ex rector de la UAM Azcapotzalco.

Listas negrísimas

Apenas se está asimilando el efecto de las listas negras de los que tienen pendientes con el SAT, cuando ya se avizora otra sacudida para liberar al sistema financiero de los lavadores de dinero.

El anuncio fue confirmado este fin de semana por el titular de Hacienda, Luis Videgaray, en Washington, donde aclaró que las reformas financieras le permiten a las autoridades elaborar sus propias “designaciones” o listas que impedirán a personas realizar operaciones financieras disfrazadas en instituciones establecidas en el país, pero también podrá hacer suyas las listas de la OFAC, la Oficina de Control de Bienes del Extranjero del Departamento del Tesoro de EU.

Este puede ser el primer paso formal para desmadejar las intrincadas redes financieras que desarrollen los grupos delictivos en el país. Como botón de muestra, las investigaciones sobre el control del crimen organizado en las empresas mineras de Michoacán, dan una tímida idea de lo que puede haber detrás.