Opinión

Israel aterrorizado por la violencia de los palestinos

 
1
 

 

Bomberos israelíes en la localidad de Ashdod apagan un auto incendiado aparentemente por un cohete lanzado desde territorio palestino. (Reuters)

Mahmud Abbas (MA), presidente de la Autoridad Palestina (AP), que gobierna en Cisjordania, ha asusado a los palestinos que allí residen para matar a los israelíes; otros líderes árabes de esa región también han incitado a la violencia contra los judíos; la respuesta de los jóvenes palestinos ha cobrado fuerza, porque son “carne de cañón” para los disturbios, ya que desde niños se les fomenta cotidianamente, en las escuelas, en las mezquitas y en sus propios hogares, una cultura de odio hacia los judíos; los jóvenes palestinos están dispuestos a matar y a ser abatidos.

En la Franja de Gaza, donde gobierna la organización terrorista Hamas desde el 2007 y que rivaliza y ha tenido enfrentamientos armados con las milicias de la AP, también se incita a la violencia contra los judíos y a “borrar a Israel del mapa”. Recientemente un Imán (clérigo) de Gaza mostrando un cuchillo llamó a los palestinos “a atacar a judíos con armas blancas”. La población de Gaza ha salido a las calles agitando cuchillos y hachas, repartiendo dulces para celebrar los asesinatos de judíos; ondeaban banderas de Hamas y de la OLP (Organización para la Liberación Palestina). Los palestinos de Gaza, a pesar de que fueron usados como escudos humanos en la guerra que se suscito en la misma contra la Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) en el verano del 2014, están resentidos con Israel porque su ejército causó la destrucción de una parte importante de la infraestructura y de las viviendas de la zona.

Como siempre, los medios masivos de comunicación y las organizaciones internacionales reaccionan contra las fuerzas de seguridad de Israel cuando repelen a las turbas palestinas, empero, callan ante la feroz represión que ejercen los fundamentalistas islámicos y el Ejército de Bashar el Assad (BA) en Siria e Iraq. MA, quien experimenta fuerte desprestigio frente a los palestinos, porque ha establecido un gobierno represor y corrupto, que tiene sumida a gran parte de la población de Cisjordania en la pobreza, y también por que no ha logrado en las Negociaciones de Paz con Israel, interrumpidas desde hace dos años, establecer bases para la creación de un Estado Palestino; ha buscado pretextos para mantenerse en el poder; su mandato caducó en el 2009, de manera que técnicamente el ya no es el presidente de la AP; en este ámbito, ante la petición de pequeños grupos de religiosos ortodoxos judíos para que puedan rezar en el Monte del Templo en Jerusalén, el lugar más sagrado para el judaísmo, y en donde se encuentra la mezquita de Al-Aqsa, el tercer sitio más sagrado para los musulmanes, MH y sus esbirros han difundido mentiras sobre un cambio de status del Monte del Templo. Cabe mencionar que hace 48 años, después de La Guerra de los Seis días, cuando Israel conquistó Jerusalén, cedió a Jordania del Waqf, para que continuara administrando los lugares sagrados musulmanes; sin embargo, la actitud tolerante de los judíos ha sido recompensada por los palestinos con violencia.

El Waqf de Jerusalén es un fideicomiso para el control y la gestión de los edificios islámicos actuales alrededor del centro histórico de esa ciudad, incluyendo la mezquita de Al-Aqsa. De aquí que el Parlamento de Jordania se apresuró a descalificar “los intentos de Israel de cambiar el status del Templo”. Por lo demás, la Halaja (la Ley Judía) no permite el rezo de los judíos en el Monte del Templo y que “pongan un pie allí”, por temor a profanarlo.

Desde septiembre, MA hizo un llamado incendiario sobre la Mezquita, expresando “que Al-Aqsa es nuestra, los judíos no tienen ningún derecho a profanarla con sus sucios pies, bendecimos cada gota de sangre derramada por Jerusalén, que es limpia”. Los jóvenes palestinos han sido persuadidos de que su Dios los obliga a matar y, si es necesario, morir para proteger a la Mezquita de Al-Aqsa. Es inconcebible que siendo un lugar sagrado de los musulmanes, estos permitan a agitadores palestinos introducir en este recinto armas y piedras, convirtiéndolo en una “base militar”.

La Mezquita de Al-Aqsa ha sido el marco para que los palestinos hicieran declaraciones que reviven los mitos medievales de la Iglesia Católica de que los judíos elaboran la matza (pan ácimo que se come en la pascua) con sangre de gentiles. El Jeque Saled dijo que los niños gentiles son secuestrados por judíos y metidos en un barril donde sus cuerpos son torturados, asimismo, culpó a los judíos de los ataques terroristas en Nueva York y Washington del 11 de septiembre del 2011.

Estas declaraciones son supervisadas y autorizadas por la AP, léase MA, al igual que las lecciones religiosas impregnadas de odio hacia los judíos que se dan a los niños y jóvenes palestinos.

MA llegó al extremo de anunciar en la pasada Asamblea General de la ONU en septiembre, de que la AP ya no se compromete a los acuerdos que ha tenido con Israel, por que este último no los ha cumplido, sobre todo por su política de seguir construyendo asentamientos de colonos “en los territorios ocupados de Cisjordania y en Jerusalén este”; aunque se considera que este tipo de declaraciones son retóricas, que buscan restaurar su imagen frente a los palestinos, alientan a estos últimos a la violencia y hace vulnerable a Israel frente a la opinión pública internacional.

La imagen de MA entre los palestinos está francamente deteriorada; en una encuesta realizada por el Centro Palestino de Investigación Política de Ramala, realizada en Cisjordania y Gaza entre el 17 y 19 de septiembre del 2015, arrojó que el 65.0% de los entrevistados desean que MA renuncie a la presidencia de la AP y dos tercios consideran que su renuncia al Comité Ejecutivo de la Organización Para la Liberación de Palestina, es falsa. Asimismo, el 66.0% rechaza el retorno incondicional a las Negociaciones de Paz con Israel, si ello implica la continuación de la construcción de los asentamientos judíos: adicionalmente el 88.0% piensa que la AP debe denunciar a Israel ante la Corte Penal Internacional por la expansión de los asentamientos.

El ánimo de los palestinos contra Israel está “que hierve”, los apuñalamientos, atropellamientos y otros medios para asesinar judíos por parte de los palestinos, ha trascendido a los colonos judíos de Cisjordania y Jerusalén. El 8 de octubre del 2015 un obrero de la construcción palestina de la Margen Occidental con permiso para trabajar en Israel, atacó en Tel Aviv a un soldado y a 4 civiles; también los actos de violencia se han llevado a cabo en otras ciudades de Israel.

El gobierno de Israel ha desarrollado una intensa campaña de inteligencia contra los sitios Webb islamitas que incitan a la violencia.

Los partidos de oposición han reclamado al Primer Ministro, Benjamin Netanyahu (BN) por su incapacidad para sofocar la ola de acuchillamientos; están pugnando por que se utilice la Ley de Emergencia para establecer un gobierno militar en todos los lugares que se considere necesario a fin de erradicar el terrorismo.

BN ya dio instrucciones a la Ministra de Justicia para que forme un Comité cuyo mandato legal sea agilizar legalmente la destrucción de las casas pertenecientes a palestinos que cometan actos de violencia contra israelíes; además se ha dado mayor libertad a la policía para sofocar los disturbios. Habrá que replantear la relación general entre Israel y la AP, sobre todo el estado vigente de las fronteras israelíes relativamente abiertas.

Los diputados árabes-israelíes en el Parlamento de Israel (entre 10 y 13 en los últimos 20 años), que representan a los árabes, una quinta parte de la población de Israel, que podrían establecer puentes entre la población árabe y la judía, han alentado la rebelión de los palestinos. La conocida conductora de la televisión árabe de Israel, Lucy Aharish, desencadenó una fuerte condena a los líderes y diputados árabes israelíes “por que están actuando para encender la violencia contra los judíos”, acusó a los líderes árabes no solo “de mantener un silencio horrible y ensordecedor, sino también de echar más leña al fuego al incitar a nuevos ataques”; Aharish pregunta en referencia a un ataque de palestinos cometido por dos niños árabes, ¿acaso Dios les habla y les permite a los niños salir y asesinar a personas inocentes?

Los atentados de los palestinos no solo afectan la vida cotidiana de los israelíes; también inciden en la de los árabes israelíes; en ciudades como Nazaret, que tiene la mayor población árabe o Yaffo, los judíos ya no asisten a hacer compras o a disfrutar de sus restaurants o cafés, cuyos propietarios temen que vayan a la bancarrota.

MA es una líder decepcionante, aunque no está dispuesto a reiniciar las Negociaciones de Paz con Israel, por que ello le significaría reconocer el derecho de un Estado judío y renunciar a que Israel regrese a las fronteras de 1967, si podría hacer más por detener la violencia de los cuchillos.

También te puede interesar:

Deterioro institucional

Cobran fuerza inusitada los actos antisemitas en Europa

Panorama económico complicado