Coalición PRI-PVEM-NA: ¿qué propone para el campo?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Coalición PRI-PVEM-NA: ¿qué propone para el campo?

COMPARTIR

···
Opinión

Coalición PRI-PVEM-NA: ¿qué propone para el campo?

23/01/2018
1
 

 

agricultura
,

La plataforma política de esta coalición para participar con uno de tres candidatos fuertes en la contienda presidencial del 2018 es genérica, limitada y sin compromisos. No corresponde a una fuerza política que está gobernando y que tiene el timón del Gobierno actual. Esta coalición conoce los problemas y porqué no ha logrado resolverlos, ergo, se esperaría una propuesta clara, concisa, con datos duros y compromisos bien definidos que permita definir ¿Porqué los mexicanos deberíamos votar por ellos?
Los tiempos electorales corren y en breve estaremos tomando una decisión sobre quien será el próximo presidente de México, el nuevo Congreso de la Unión, más los nueve gobernadores y miles de cargos de elección popular a nivel local. Las pre-campañas están llenas de propaganda y spots con información pobre y sin sustancia. Eso que uno esperaría encontrar en las Plataformas registradas por las Coaliciones. En esta colaboración hacemos un breve comentario sobre las propuestas para el campo que ha plasmado la Coalición PRI-PVEM-Nueva Alianza.

Es un documento escueto, con afirmaciones generales en las que difícilmente alguien podría estar en contra como por ejemplo que es necesario reducir la desigualdad regional, detonar nuestro potencial agroalimentario de manera sustentable, disminuir la dependencia agroalimentaria, apoyar a los pequeños productores, elevar la investigación científica, el crédito y la tecnificación. Tampoco se puede estar en contra de la necesidad de atender las dimensiones culturales, sociales y de género del campo mexicano.

El grave problema del documento es que no desarrolla un compromiso de cómo estos buenos deseos se llevarán a cabo, dado que ya tuvieron seis años para lograrlo y no lo hicieron. De forma muy simplista señala que para impulsar a los pequeños productores se invertirá en investigación, modernización tecnológica, crédito a la comercialización y tecnificación del riego, pero es una narrativa poco convincente porque esto se pudo haber hecho este sexenio, incluso se está haciendo y no ha dado resultados. En estos años se siguió inercialmente con la concentración de apoyos en un sector dinámico agroindustrial y exportador, programas de crédito a pequeños productores que no han logrado reducir la exclusión financiera y estuvieron desvinculados del desarrollo científico y tecnológico, lo que minimiza las posibilidades para un pequeño productor de insertarse en cadenas de valor, una política de desarrollo agroalimentaria disociada de una visión de desarrollo regional y territorial equitativo, entre muchas otras omisiones. ¿Entonces cómo es que ahora esta coalición pretende o propone romper con estas inercias?

A partir del documento no queda claro y por ello se convierte en un texto de buenos deseos que no aporta nueva información para los votantes, que a diferencia de lo que piensan los políticos y sus mercadólogos, estamos ávidos de tomar decisiones con mayor conocimiento de las políticas públicas, de su viabilidad y financiación, de las alternativas bajo distintos escenarios, como por ejemplo, qué hará esta coalición si se cancela el TLCAN del que depende una parte del campo, o bien, tampoco dice cómo incluirá al sector rural campesino que ha vivido décadas fuera de las posibilidades de beneficiarse del libre comercio; la amplia exclusión del campo de la economía formal, ¿se resuelve volviendo obligatorio el registro ante el SAT para obtener apoyos públicos?. Estas son cuestiones clave que tendrá que responder el candidato y sin embargo, dejó pasar la oportunidad porque su plataforma se queda corta para el tamaño de los desafíos.
Entre paréntesis, uno se pone a pensar, esta Coalición recibe recursos multimillonarios y tiene acceso privilegiado a la información, tiene contratados funcionarios de élite egresados de prestigiadas universidades internacionales. ¿Por qué no pueden presentar un documento bien hecho?, donde cabrían los datos duros, la autocrítica y una explicación sensata de cómo abordarían ahora los problemas que no resolvieron.

Esta clase política alejada de la realidad: políticos que no van al mercado, que no conocen el precio de las tortillas, del huevo, de la leche, cuanto se paga en el metro o en el autobús; que no explican porque la pobreza es persistente y qué haran para superarla. Continuara siendo Prospera el eje antipobreza o cambiarán las transferencias condicionadas por programas y estrategias de desarrollo económico? Los ciudadanos exigimos información sobre el tipo de gobierno que pretenden ser, porque el país está en una situación que puede ser el cisma para revertir los enormes problemas de desigualdad social pero también, si no se hace lo correcto de forma urgente, este país podría colocarse en una situación grave de caos económico y social.

Es una lástima que una plataforma de la coalición que hoy gobierna, no haya sido más autocrítica y propositiva acerca de aquellos temas que deja pendientes en el campo y la forma en la que lo revertirá. Las organizaciones campesinas llevamos décadas exigiendo eso: tecnificación, investigación, crédito, apoyo técnico, apoyos a la comercialización, reducción de la pobreza, etc…Las grande afirmaciones de buenos deseos están bien, pero saber ¿Cómo lograran resultados diferentes, si proponen más de lo mismo?

Finalmente, ahora que el tema indígena tiene una importancia mundial, hay que subrayar que el documento se refiere a los pueblos indígenas como mero compromiso de nuestra diversidad cultural y “reconociendo su aportación”, pero sin la mínima referencia a las propuestas indígenas desde Los Acuerdos de San Andrés, hasta las iniciativas de Leyes indígenas en Oaxaca, la ley de Consulta Libre, previa e informada (OIT 169) que pararía o al menos daría cause legal al amplio proceso de despojo y usurpación de territorios que hoy libran comunidades contra mineras, hidroeléctricas y proyectos privados de energía.

Por eso, esta coalición en nuestra perspectiva, así como las otras, tienen que saber que los mexicanos no somos infantes menores de edad que merecemos spots insulsos y empiecen a dar detalles de sus propuestas. La apatía ya no existe en esta elección, 2018 no será igual a 2012 o 2006 porque México ha sufrido mucho y el hartazgo social es insoslayable. Si no se han dado cuenta de ello, entonces no deberían estar ahí.

*Asociación Mexicana de Uniones de Crédito del Sector Social.

Correo: isacruzh@gmail.com

También te puede interesar:
Red Eco: inclusión financiera en la Montaña de Guerrero
SMB Contigo microfinanzas, seguridad alimentaria y desarrollo territorial
AMLO: Propuesta financiera para el campo

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.