Opinión

Invertir para transformar

 
1
 

 

dólares

En los últimos años, la inversión extranjera directa (IED) ha cobrado mayor relevancia como motor de crecimiento económico para las naciones, debido a su positivo impacto en la creación de fuentes de empleo y eficiencia de los sectores productivos donde participa, convirtiéndose así en un importante mecanismo de desarrollo tecnológico y generador de conocimientos con efecto multiplicador al interior de las economías.

Por tal razón, es importante tomar en cuenta que la inversión extranjera directa exige tasas de productividad ajustadas al riesgo, armonización de tarifas e impuestos y, sobre todo, estabilidad macroeconómica y política, lo cual alimenta el apetito o expectativa de los inversionistas en cuanto a lograr una mayor ganancia de su capital.

Bajo este contexto y convencidos de que la inversión bien focalizada y administrada pueda ayudar a nuestra economía, el IMEF ha decidido que su evento anual, el IMEF Business Summit 2017 tenga como eje temático: Invertir para transformar. Tendencias globales.

De esta manera, el IMEF se enfocará a identificar los elementos que lleven a Invertir para Transformar en un entorno de nuevas tendencias globales, y de esta forma enfrentar los retos y aprovechar las oportunidades que brinda el ámbito de negocios para el desarrollo económico.

A través de diversas presentaciones que llevarán a cabo funcionarios y especialistas de diversos sectores clave, los asistentes al IMEF Business Summit tendrán la oportunidad de analizar:

• La situación económica de los principales mercados de América Latina

• El proceso de transformación en México, su ambiente de negocios, el ánimo social y la transición política

• Cómo estructurar una nueva estrategia de inversión con alianzas efectivas

• Riesgos y oportunidades que deben tenerse en cuenta al invertir o participar en proyectos de la región, etc.

Todo ello en un momento donde nuestro país ocupa el lugar número 18 en el índice de Confianza de IED de AT Kerney 2016 y el lugar número 8 de las 15 Economías Receptoras de IED más atractivas del World Unctad Business Survey 2015-2017 (Fuente: p.12), datos que nos invitan a capitalizar nuestras fortalezas como país y superar nuestras debilidades.

Para dimensionar la trascendencia de la inversión, debemos tomar en cuenta el momento que vivimos. Al día de hoy, una vez concluido el primer semestre del año, observamos que las estimaciones de crecimiento económico nacional han mejorado poco a poco, sin que ello represente la seguridad de llegar a tasas superiores al 2% anual, tasa magra e inercial, pero que al final del día es un logro por resistir un periodo de fuerte incertidumbre provocada por factores externos, principalmente los resultados de la elección presidencial de EU.

Estas bajas tasas de crecimiento subrayan la necesidad de enfrentar diferentes retos como país, sobre todo en materia de combate a la corrupción, mejoramiento del clima de negocios, disciplina financiera, seguridad, entorno político, reconfiguración del sector financiero y renegociación del TLCAN, tareas apremiantes que se abordarán en noviembre próximo en el marco del IMEF Business Summit 2017 de Mérida, Yucatán.

Aunado a ello, cabe recordar que de acuerdo al Informe sobre las Inversiones en el Mundo 2017, emitido por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), entre enero y diciembre de 2016 México registró 26 mil 738.6 mdd por concepto de IED, cifra 5.8% inferior al dato del mismo periodo de 2015 (28 mil 382.3 mdd).

A consideración del IMEF, esta reducción puede revertirse si capitalizamos el atractivo que representa ante los ojos del mundo invertir en México y una prueba de ello es el resultado de la apertura del sector energético, mismo que ha sido un imán para las inversiones, tanto en el sector hidrocarburos como en el sector eléctrico y confiamos en que los beneficios de los más de 100 mil millones de dólares de inversión que generarán los proyectos contemplados en este sector, permearán a la población a través de la generación de mejores niveles de empleo y un mayor bienestar.

Por todo lo aquí descrito, el IMEF exhorta a formar parte de este análisis, cuyo impacto es de mediano y largo plazo, ante la víspera de un nuevo entorno político provocado por la contienda electoral 2018 y un nuevo entorno comercial y geopolítico internacional.

La autora es Presidente del Consejo Directivo Nacional IMEF.

También te puede interesar:
Financiamiento para la inversión productiva: motor de crecimiento
Los riesgos empresariales
“Lo único constante es el cambio”… y con nuestros valores regiomontanos, no hay qué temer