Opinión

¿Invertir en tenis o en autos?

 
1
 

 

Símbolo de Rolls-Royce

Con muy pocos días de diferencia tuve a mi alcance dos notas muy interesantes; una del Financial Times, publicada por EL FINANCIERO: “Inversiones en autos clásicos y vinos dejan atrás a Buffett” y, la otra, un video de TED de Josh Luber: “The secret sneaker market and why it matters”.

Ambas señalan opciones poco ortodoxas, pero muy lucrativas.

Por una parte, el artículo del Financial Times afirma que la inversión en autos clásicos deja atrás las recomendaciones de uno de los banqueros más importantes, Warren Buffett, y da como ejemplo la posibilidad de haber obtenido una ganancia de 400 por ciento en diez años. Se puede consultar en http://www.elfinanciero.com.mx/financial-times/inversiones-en-autos-clasicos-y-vinos-dejan-atras-a-buffett.html.

Por su parte, Josh Luber es fundador de una compañía que colecciona, analiza y publica datos relacionados con el valor de sneakers. Narra en el vídeo, por ejemplo, cómo en 2011 un modelo de tenis (Jordan 3 Black Cement) fue vendido en 160 dólares y en pocos minutos se encontraba en eBay a dos o tres veces su valor. https://www.ted.com/talks/josh_luber_the_secret_sneaker_market_and_why_it_matters.

Más allá de la curiosidad de estos ejemplos, nos hacen reflexionar sobre cuáles son los elementos para hacer una buena inversión. Porque siempre hay nuevas alternativas en el mercado, que si bien no son tan heterodoxas como las comentadas, sí salen de lo común como podrían ser los derivados, los ETF o las Fibras.

En ese sentido, encuentro tres elementos básicos a considerar en la toma de decisiones de inversión:

1.- Conocer el mercado. Una máxima fundamental que aplica tanto para un coleccionista como para un ahorrador cotidiano es nunca entrar a un esquema desconocido. Por tanto, es factible hacer compras de activos inusuales, siempre y cuando se conozcan los riesgos a enfrentar.

2.- Habilidad al comprar. Un ingrediente de prácticamente todo negocio es saber adquirir el bien en cuestión, sea físico o intangible. De ahí se deriva un poder sobre la transacción y tener claro cuál es el timing de la operación.

3.- Saber cuándo vender. Determinar el mejor momento para deshacerse del activo, que no necesariamente es el punto más alto, sino el instante en que uno cree haber obtenido una ganancia “satisfactoria” o una pérdida “aceptable”.

En este caso es crucial diluir el factor emocional sobre la posesión del bien, sea financiero, unos tenis o un Rolls Royce.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
¿Funcionarán los Bonos del Ahorro Nacional?
¿Cuándo empiezo a ser un profesional?
¿Cómo construir la suerte financiera?