Opinión

Inversión como motor de crecimiento 

 
1
 

 

Dinero

Por Gustavo Rodarte de la Serna, miembro del Consejo Consultivo del IMEF Valle de Toluca*

Después de casi un par de décadas de relativa estabilidad y crecimiento moderado para México, el último lustro se ha caracterizado por: un entorno político social internacional muy complejo que tiene efectos en la economía mundial; la todavía dependencia del petróleo afectada por un declinación en producción y la caída de precios que inició en el año 2014 y a aunque después de tres años se empieza a mostrar una recuperación, se ve agravada por una balanza negativa en el comercio internacional de petrolíferos; un inicio de la presente administración con bajo control sobre el gasto no productivo y el incremento de la deuda.

Además, la reciente influencia de las políticas de Donald Trump y los necesarios recortes al gasto público para mejorar la relación de la deuda con respecto al Producto Interno Bruto.

Todo esto ha tenido un impacto directo en la inversión pública y privada.
Entendiendo que en este momento el gasto público debe mantenerse bajo control, el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) a través de su presidente nacional ha hecho llamados a los empresarios para elevar sus inversiones.

En este sentido, cabe destacar que de acuerdo a cifras oficiales, de enero a junio de 2017 México registró 15,645.2 millones de dólares (mdd) por concepto de Inversión Extranjera Directa (IED), 8.8% mayor que la cifra preliminar del mismo periodo de 2016 (14,385.0 mdd). Durante el segundo trimestre de 2017 se captaron 5,621.3 mdd, cifra 4.2% mayor que la cifra preliminar del segundo trimestre de 2016 (5,393.8 mdd).

Predominan las inversiones provenientes de Estados Unidos, 52.1%; España, 10.6%; Canadá, 8.2%; Alemania, 5.4%; y Japón, 4.9%, otros 58 países aportaron el 18.8% restante.

Es en este entorno en que el IMEF considera oportuno compartir con la comunidad financiera, la necesidad de incentivar la inversión en nuestro país y en cada entidad federativa, por ello se ha organizado el foro: Inversión como motor del Crecimiento, a efectuarse el 18 de octubre en Toluca, Estado de México, segunda entidad que aporta más al PIB (9.5%, de acuerdo a los Resultados del Producto Interno Bruto por Entidad Federativa 2015, del Inegi)

Si bien es necesario que la inversión nacional se incremente, nuestra economía -considerada como emergente- ve en la IED una fuente de desarrollo económico, de modernización y de generación del empleo, por ello la necesidad de plantearnos cómo desarrollar estrategias para maximizar los beneficios de la misma en la economía nacional.

Cabe mencionar que el estudio Inversiones extranjeras directas en desarrollo, realizado por la OCDE en 2002, señalaba desde aquel entonces que si el país receptor de IED disponía de políticas adecuadas y de un nivel básico de desarrollo, la IED desencadenaba un desbordamiento de la tecnología, al tiempo en que ayudaba a la formación de capital humano, contribuyendo a la integración en el mercado internacional, a crear un clima de mayor competencia en los negocios y acrecentando el desarrollo de las empresas, lo cual redunda en un mayor crecimiento económico y, por ende, en un mejor estado de bienestar de su población.

Sin duda alguna, nuestro país tiene mucho por hacer en esta materia, pero ha avanzado y las reformas estructurales aprobadas en este sexenio, son ejemplo de ello. Por tal razón, para el IMEF hoy es el momento de invertir en nuestro país, sobre todo en aquellos sectores donde ya es impostergable la inyección de recursos públicos y/o privados: infraestructura, innovación y desarrollo, acompañado de la resolución de conflictos políticos y de corrupción.

Correo: grodarte@quimica-apollo.com.mx