Opinión

Inversión ángel: impulso económico en México

 
1
 

 

El peso no se encuentra en crisis: Barclay´s


Por Guadalupe Castañeda* e Israel Pons**.

Presidente* y Secretario** del Comité Técnico Nacional Emprendimiento IMEF.


Sin duda, México hoy confronta un entorno económico y social difícil. Existe un gran nivel de incertidumbre y desconfianza en torno al futuro del país por parte de muchos mexicanos. Sin embargo, el emprendimiento provee una esperanza para México.

Es reconocido que el emprendimiento, sobre todo el de impacto (proyectos escalables), ayuda a impulsar el desarrollo económico y social de los países y que los mejores emprendimientos se han dado en tiempos de adversidad. Por eso es necesario realizar acciones que detonen el emprendimiento de impacto en nuestro país, apoyando a que más emprendedores se conviertan en empresarios y que más emprendimientos generen empresas perdurables. La inversión ángel hace justo esto.

La inversión ángel se da en etapas tempranas. Además de proveer capital económico, el inversionista ángel impulsa el emprendimiento de impacto y la innovación al aportar su experiencia y conocimientos.

Aunque han existido por varios años, los inversionistas ángel han cobrado mayor importancia recientemente por su relevancia para el desarrollo del ecosistema emprendedor y empresarial de cualquier país. Llenan una brecha de capital no cubierta por instituciones financieras ni fondos de capital de riesgo, por lo que generalmente forman parte del primer eslabón de fondeo.

Los inversionistas ángel habitualmente son empresarios exitosos que han logrado un nivel económico alto, el cual les permite realizar inversiones de esta índole. La experiencia que aportan radica en haber logrado el éxito en sus empresas así como contar con la experiencia del fracaso, lo cual les dota de ventajas al compartir su conocimiento.

Estos empresarios aceptan el riesgo de invertir en etapas tempranas a cambio de proveer mentorías, acompañamiento, buenas prácticas, gobierno corporativo y disciplina de acciones, así como seguimiento cercano al cumplimiento de los objetivos del proyecto/negocio.

Cuentan con una red de contactos en diferentes industrias, forman parte de importantes grupos empresariales, o bien tienen un lugar en los consejos de administración de empresas y organismos, por lo que de forma dirigida y a través de un estudio previo se vinculan con los proyectos que pueden fondear y lograr crecer.

La mentoría y el acompañamiento técnico que los proyectos y emprendedores reciben de los contactos a los cuales se tiene acceso se multiplica de una forma exponencial para todos los que intervienen. Este fenómeno genera un elemento de credibilidad y confianza que atrae a otros inversionistas ángel, los cuales pueden ser extranjeros, permitiendo así un crecimiento global.

Las inversiones ángel son detonadores de proyectos escalables que generan riqueza económica y social. México tiene una oportunidad muy importante: establecer la inversión ángel como agente financiero clave en el ecosistema, con líneas de acción claras, las cuales tendrán que ser abordadas de forma conjunta y simultánea. Esto será posible por medio de la colaboración de varios actores clave del ecosistema.

El IMEF es uno de estos actores. A través de su Comité Técnico Nacional de Emprendimiento, el IMEF apoya el emprendimiento de impacto por medio de iniciativas y acciones que fortalecen las habilidades y conocimientos de los emprendedores, incrementan el nivel de confianza en sí mismos y en sus proyectos, y robustecen el ecosistema emprendedor y empresarial de México. Asimismo, varios socios IMEF son inversionistas ángel.

También te puede interesar:

Desequilibrio regional y política pública

Mejorar imagen de México: nuevo activo de inversión

La analítica predictiva de tesorerías