Opinión

Interesante contienda en NL

1
 

 

Felipe de Jesús Cantú. (El Financiero)

El 7 de junio habrá nueve elecciones para gobernador (Baja California Sur, Campeche, Colima, Guerrero, Michoacán, Nuevo León, San Luis Potosí, Sonora y Querétaro). Tal vez Nuevo León sea una de las contiendas más importantes del año: por la importancia económica del estado (8 por ciento del PIB nacional); el número de electores (3.5 millones); por su pujante clase empresarial; pero también, por la implicación política que tendría que el PRI pierda. El estado sólo ha sido gobernado por el PAN de 1997 a 2003.

En 2009 Rodrigo Medina ganó con la alianza PRI-PVEM obteniendo el 49 por ciento de los votos y conservó la entidad. El PAN obtuvo 43.5 por ciento. La suma de los votos obtenidos por el PRD y por Nueva Alianza fue 5 por ciento, y el 2.4 por ciento de votos quedó anulado. En esa elección la participación fue de casi 55 por ciento del electorado.

En el 2015 la contienda se prevé más competida. Por un lado Jaime Rodríguez El Bronco, expriista alcalde de García, logró sumar las 150 mil firmas necesarias para inscribirse como candidato independiente. Además, el antiguo y reconocido panista, Fernando Elizondo, dejó su partido para ser candidato de Movimiento Ciudadano. Contra ellos tendrán que contender Ivonne Álvarez, del PRI, y Felipe de Jesús Cantú, del PAN. En otras palabras, la contienda arranca con dos punteros y dos “renegados” con amplias posibilidades de crecer.

Sí crecen El Bronco y Elizondo, ¿a quién le quitarán más votos? Siendo alternativas políticas que nacen contra PRI y PAN, ¿qué estrategia electoral seguirán para capturar electores? ¿Se equivocó el PRI designando a la senadora Álvarez? ¿Puede Felipe de Jesús Cantú, que ya le arrebató la candidatura a Madero, ahora capturar el descontento en contra del gobierno federal? ¿Hasta qué grado el PAN será capaz de sumar los distintos grupos internos para ir unidos en la elección? El PRI ha demostrado ser mucho más disciplinado en sumar al interior de sus filas; en cambio en el PAN son muy malos en la llamada “operación cicatriz” para superar las divisiones internas.

Estas son sólo algunas de las incógnitas que se despejarán en los próximos 100 días. Lo que ocurra en Nuevo León podría ser muy indicativo del contexto político durante la segunda mitad del sexenio.

También te puede interesar

Lo positivo del recorte en Pemex

Ética en la CRE

¿Tolerancia cero?