Opinión

Intentó colarse y la descubrieron

Como si se tratara del juego de las escondidas, ayer la diputada federal reconocida en las redes sociales como #LadyTelecom reapareció en la sesión de comisiones de la Cámara de Diputados y aunque trató de apropiarse del micrófono para contar sus desventuras, no la dejaron.

Y no pudo pasar desapercibida. El color fiusha con el que se presentó a la sesión se encendió aún más con el berrinche que no pudo ocultar cuando le negaron la palabra. Los diputados se perdieron de conocer de viva voz los motivos que llevaron a tomar la decisión de excusarse, tras el escándalo que desató que se conocieran sus intenciones de hacer negocios con información privilegiada.

Y ahí permaneció, como estatua de sal. El presidente de la Comisión de Comunicaciones, Héctor Gutiérrez de la Garza, aclaró que la decisión de excusarse es personal y a nadie pueden obligar a irse, ante los reclamos de que la llamada telebancada siguiera los pasos de #LadyTelecom, es decir, de no participar.

A Purificación Carpinteyro no le quedó otra más que asumir que calladita se ve… se ve.

¿La varita mágica?

Contra los números rojos de las pérdidas que ya se contabilizan por la demora en la aprobación de las leyes secundarias en telecomunicaciones, el secretario de Comunicaciones, Gerardo Ruiz, asegura que están tocando a la puerta empresarios interesados en invertir más de diez mil millones de dólares, o sea, 130 mil millones de pesos para la red compartida, que permitirá llevar internet a más mexicanos.

Aunque claro, esto será una vez que se concreten las reformas. Porque si no, pues no.

¿Planchado permanente?

Hoy se discute en San Lázaro la minuta que envió el Senado en materia de telecomunicaciones. Se espera que PRI y PAN empujen algunos cambios; que la mayoría de los panistas voten a favor, y que varios perredistas desafíen a Jesús Zambrano.