Opinión

Inteligencia colectiva

 
1
 

 

Vericado 19S

Hace algunos años, en Davos, conocí a un ejecutivo de United Hatzalah of Israel, organización que trabaja con miles de voluntarios con conocimientos médicos que asisten a personas que sufren un percance. Él me platicó un episodio en un hotel en Eilat: un niño de un año se estaba ahogando con un alimento que obstruía su garganta. Llamaron a los paramédicos, llegaron en seis minutos, pero el niño ya había fallecido. En medio de la conmoción, salió una persona de la habitación contigua y se enteró del caso del niño: era médico y habría podido salvarlo; un verdadero drama.

Este evento, sumado a los problemas de calles estrechas y tráfico en Jerusalén, que impiden en muchos casos que lleguen las ambulancias a tiempo, motivó la creación de una plataforma de asistencia con geolocalización que permite conectar en segundos personas en situaciones de emergencia con ciudadanos con conocimientos médicos.

Algunos hablan de que las plataformas tecnológicas y los mercados en red están transformando la economía. La realidad es que todas nuestras formas de vivir están sustancialmente transformándose. En Estados Unidos ya estamos viendo varios ejemplos de uso de la inteligencia colectiva para combatir el crimen. La policía en Seattle está impulsando una iniciativa desde las redes sociales llamada: Get your car back (recupera tu coche), una página en Twitter para recibir informes de vehículos robados, incluyendo todos los detalles del registro del vehículo, color, marca y modelo. Los mismos seguidores de la cuenta dan parte al 911 cuando reconocen el vehículo.

Sitios como www.Spotcrime.com y www.CrimeReports.com se basan en inteligencia colectiva para obtener información sobre todo tipo de crímenes. La información proporcionada no sólo ayuda a la policía a atrapar a los delincuentes, sino que también permite compartir y analizar datos sobre delitos cometidos. Todo esto se comparte en conjunto con miles de organismos de aplicación de la ley, y llevan un registro en línea de los esquemas de vigilancia del vecindario. Esta práctica se ha generalizado a tal punto, que CBS anunció su nueva serie Wisdom of the Crowd, la trama inspirada en la idea de que “un millón de mentes piensan mejor que una” y así, un experto en tecnología e innovación monta un hub de inteligencia colectiva para resolver el asesinato de su hija y a su vez ayudar a la policía a resolver crímenes en San Francisco. ¿El futuro de la lucha contra el crimen? Ya veremos.

¿Riesgos?, sin duda. Sin embargo, si pensamos y comparamos la forma en que los medios de comunicación acusan, juzgan y deliberan a diestra y siniestra las 24 horas al día, en realidad este tipo de plataformas en red no son más riesgosas.

Este tipo de prácticas también están comenzando en México. Un ejemplo es la plataforma www.verificado19s.org que de forma colaborativa e inmediata generaron para verificar y organizar la información y así hacer más eficiente la respuesta ciudadana tras el sismo. Actualmente, esta es la herramienta, mapa y base de datos colaborativa más certera, actualizada y visitada para obtener datos sobre el terremoto.

En un mundo cada vez más interconectado, los ejemplos del uso de la tecnología para conectar ideas, bienes, servicios y resolver problemas está en crecimiento de forma exponencial. El reto de México es no quedar sumergido en esta ola de innovación, sino la de acelerar su paso para poder surfearla y desarrollar resiliencia y crecimiento.

Twitter: @JaqueRogozinski

También te puede interesar:
El caballo y el rey
La estadística y los pollos
Cómo mentir con estadísticas