Opinión

Inicia despliegue de la Red Compartida

 
1
 

 

red compartida, telecomunicaciones. (Shutterstock)

“Sólo es posible avanzar cuando se mira lejos. Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande”: José Ortega Y Gasset.

El 24 de enero de 2017 fue una fecha trascendental en la historia de las telecomunicaciones de México. Ese día, de acuerdo a lo establecido en las bases del concurso de la Red Compartida, los titulares del organismo Promotor de Inversiones en Telecomunicaciones (Promtel) y de Telecomunicaciones de México (Telecomm), así como el presidente de Altán Redes, empresa ganadora del concurso, firmaron el contrato de Asociación Público Privada —la primera APP autofinanciable de México—, con el cual inicia el despliegue de la Red Compartida en nuestro país. Ésta es, sin la menor duda, una muy buena noticia para México.

Se trata de una red de telecomunicaciones de última generación que ofrecerá cobertura 4G a más de 100 millones de mexicanos y brindará servicios móviles con la más alta tecnología para llevar voz, datos y video de máxima calidad a precios accesibles a todo el país, incluyendo poblaciones que no son cubiertas por las redes de los operadores actuales. La conectividad a través de las telecomunicaciones unirá más y mejor a los mexicanos. Esto es resultado del proceso de transformación que a través de la Reforma Constitucional de Telecomunicaciones emprendió México bajo el liderazgo del señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto.

Con la firma del contrato, Altán Redes emprenderá la operación comercial de la Red Compartida a más tardar el 31 de marzo de 2018, con una cobertura poblacional inicial de al menos 30 por ciento. A partir de esta fecha, la red debe cumplir anualmente con diferentes niveles de cobertura poblacional hasta llegar a la ofrecida por Altán Redes en noviembre pasado que es de 92.2 por ciento. La cifra oficial de inversión durante la vida del proyecto de la Red Compartida es de siete mil millones de dólares.

Cada uno de los firmantes tiene tareas y responsabilidades precisas: Altán Redes aportará el capital financiero, los bienes muebles e inmuebles, los equipos y todos los elementos materiales, humanos y financieros que se requieran para diseñar, instalar, desplegar, operar, mantener y actualizar la Red Compartida.

Promtel aportará el derecho de uso de 90 MHz de la banda de 700 MHz y vigilará el cumplimiento de las obligaciones contraídas por Altán Redes conforme al contrato de Asociación Público Privada. Telecomm otorgará el derecho de uso sobre un par de hilos de fibra óptica de la red de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Por su parte, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) vigilará y sancionará el cumplimiento de las obligaciones establecidas en los títulos de Concesión de Espectro y de Concesión Mayorista, así como en la regulación aplicable. Es de hacer notar que para llegar a este punto en el proceso de desarrollo de la Red Compartida, el IFT otorgó a Promtel el título de Concesión de Espectro y a Altán Redes el título de Concesión Mayorista.

A través de estas líneas, y a nombre del gobierno de la República, felicito a Promtel y a Telecomm por este logro, así como al equipo de la subsecretaría de Comunicaciones, por llevar a buen término el proceso de concesión de la Red Compartida. A la empresa Altán Redes reitero nuestro reconocimiento por la seriedad, interés, constancia y profesionalismo que ha mostrado en este proyecto y, sobre todo, por su confianza para invertir en México.

Otros aspectos centrales del concurso de la Red Compartida son la plena transparencia, apego a la legalidad y absoluta imparcialidad con las cuales se realizó. Destaca, por ejemplo, el acompañamiento de Transparencia Mexicana, organización de la sociedad civil, que fungió como testigo social en todas las etapas del proyecto, desde el lanzamiento de las bases en enero de 2016, la celebración de las rondas de juntas de aclaraciones, los eventos públicos de presentación y apertura de las ofertas técnicas y económicas, hasta la firma del contrato; todas transmitidas en vivo por internet. Además, se contó con la participación de dos fedatarios públicos que certificaron la presentación de ofertas, de observadores sociales y de representantes del órgano interno de control de la SCT. Es de destacar también el acompañamiento y asesoría financiera de Bank of América-Merrill Lynch en el desarrollo de este importante proyecto y el seguimiento puntual de los medios de comunicación.

Cabe resaltar que ésta es la primera Asociación Público Privada en todo el mundo en adoptar el estándar de datos para contrataciones abiertas promovido por el Banco Mundial, lo que fortalece la transparencia y rendición de cuentas que han caracterizado al proyecto y que permitirá a todos los interesados en México y en otros países conocer de manera puntual los detalles del mismo.

La Red Compartida es la política pública de telecomunicaciones más relevante que se ha desarrollado en nuestro país; es el proyecto más grande que se realiza en este momento en el mundo y el primero en su tipo a nivel global. Con la Red Compartida, México alcanzará los objetivos más importantes de la reforma constitucional de telecomunicaciones: más competencia y cobertura, mayor calidad y menores precios en favor de las familias mexicanas. Además, esta red servirá para desarrollar aplicaciones tecnológicas de vanguardia, como el internet de las cosas y las ciudades inteligentes. Los beneficios y características de la Red Compartida pueden conocerse de manera didáctica en vídeo, a través de la liga electrónica: https://youtu.be/yTehvrFkSAA

Así, el gobierno de la República, a través de la SCT, ha dado pasos firmes y decisivos para que más mexicanos tengan acceso a servicios de telecomunicaciones de calidad y a precios accesibles, que les permitirán ser más productivos y enfrentar en mejores condiciones los retos que plantea el actual entorno digital global.

Frente a los actuales retos que enfrenta México, la firma de este contrato constata que vamos en la ruta correcta, que la transformación del país avanza atrayendo inversión productiva y generadora de empleos, que hay confianza en el país y su gente, pero sobre todo, que avanzamos en mejorar la calidad de vida de las familias mexicanas.

El autor es Secretario de Comunicaciones y Transportes.