Opinión

Inicia COFECE investigación en el mercado farmacéutico

 
1
 

 

Farmacia

El anuncio realizado por la COFECE en relación a la investigación que inicia en el mercado farmacéutico mexicano podría ser la primera de múltiples acciones en este complejo sector. En este primer expediente, la Comisión se dirige en particular a analizar la escasa competencia que se presenta en los mercados de productos cuya patente ha vencido sin que aparezcan versiones genéricas que promuevan la reducción de precios.

De hecho, una de las prácticas monopólicas que es considerada recurrente en otras jurisdicciones, y sancionada severamente, es la consistente en el llamado “pay for delay”, por medio de la cual el titular de una patente llega a acuerdos económicos con los productores de genéricos para que difieran su entrada al mercado cuando la patente expira. Las utilidades que produce vender en exclusiva un medicamento con precio elevado permite dar a los potenciales fabricantes de genéricos su ganancia, manteniéndolos al margen del mercado.

Otra de las prácticas que a lo largo del tiempo han sido cuestionadas en el sector es el rol dominante que ejercen los grandes distribuidores, los cuales suelen controlar las licitaciones y los precios, condicionando los beneficios de la competencia. Como se sabe, solo 3 ó 4 empresas controlan la distribución de medicamentos en el país, lo que ha construido un escenario de alta concentración en esta estratégica parte de la cadena.

Desde luego que en estos casos el gran perdedor es el consumidor, que ha de seguir pagando precios excesivos por medicamentos que han concluido ya su periodo de protección de patente, y presumiblemente deberían ya estar disponibles en versiones genéricas.

En ese gran segmento de “consumidores” deben considerarse instituciones como ISSSTE e IMSS, que siguen gastando parte de sus mermadas finanzas en medicamentos que deberían ya haber reducido significativamente su precio. En el universo de medicamentos a investigar se señala que existen alrededor de 350 que cuentan con proveedor único, a pasar de que 63% de los mismos han dejado de contar con una patente.

A pesar de que el anuncio de la COFECE establece que no prejuzga sobre la existencia de prácticas monopólicas en el sector, es posible que alguna distorsión importante pudiera encontrarse en relación a la falta de incentivos para que medicamentos genéricos disputen el mercado a los de precio elevado. Desde luego que una explicación posible podría derivar del hecho de que ciertas marcas cuentan con un posicionamiento tan relevante que por más que la patente concluya, la atracción de los consumidores por una marca en particular inhibe la competencia; otra explicación puede obedecer a que se trate de mercados limitados en su extensión, de manera que la recompensa económica para los genéricos esté muy acotada al ser contrastada contra los altos costos de las pruebas de intercambiabilidad que todo genérico debe aprobar.

Por muchas razones, será muy interesante observar el desempeño de la COFECE en este sector, el cual representa una suerte de examen final para la dependencia.
 
También te puede interesar:

Río 2016: las marcas y el derecho a la información

CDMX®

25 años de “nuevas” leyes de propiedad intelectual en México

>