Opinión

Ingresos dispares

     
1
 

   

dinero peso billetes (Cuartoscuro/Archivo)

Hace unos días vi en Cuernavaca un anuncio de una rosticería que solicitaba un muchacho para trabajar ahí, y ofrecía pagar 300 pesos diarios. Esa cantidad es superior a tres salarios mínimos, como usted sabe. Seguramente el empleo ofrecido no incluía ninguna prestación, pero aun así el ingreso es importante, comparado con la referencia. Por curiosidad, me puse a buscar cuánto se paga por otras actividades que para el Inegi son las peor pagadas. Para servicio doméstico, se ofrecen entre 250 y 300 pesos por día, de entrada. En la construcción, un peón puede ganar entre 220 y 250 pesos diarios. En todos los casos, se trata de actividades informales, según parece.

Pero hay varios temas interesantes en esto. Lo primero, estos ingresos son superiores a los que el Inegi reporta para esas actividades. Para el Inegi construcción, servicio doméstico y comercio informales tienen remuneraciones medias inferiores a los tres salarios mínimos. De hecho, más bien en la frontera de dos mínimos. Pero si así fuese, las ofertas de trabajo deberían estar por debajo de esa cantidad, y no es así. Es posible que la información del Inegi sufra del mismo problema de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), en donde la tasa de no respuesta a la pregunta de ingreso es inusualmente elevada, y sesga el resultado a la baja. Pero también es posible que lo que yo veo sea una muestra inadecuada, y en muchos lugares del país los ingresos por estas actividades sean mucho menores.

Para despejar la duda, podemos recurrir a los indicadores socioeconómicos de Inegi de 2015, en donde hay información por decil de ingreso de cada entidad federativa. Con base en esa información, calculé el ingreso de los hogares que se encuentran a la mitad de la distribución, lo que los expertos llaman 'ingreso mediano'. Resulta que el estado más pobre, bajo esa medición, es Oaxaca, en donde el ingreso mediano apenas supera seis mil pesos mensuales. Esa cantidad equivale precisamente a una persona que trabaja seis días a la semana por 250 pesos diarios, que es (según mi anecdótica observación) el ingreso más bajo en el centro del país.

Más o menos en la misma situación están Chiapas y Guerrero, y apenas Veracruz logra superar siete mil pesos mensuales. Un poco mejor, Hidalgo, Puebla y Zacatecas están entre ocho y nueve mil pesos mensuales. En el siguiente rango, entre nueve y 10 mil pesos, Durango, Tlaxcala, Tabasco, San Luis y Michoacán. Entre 10 y 11, Nayarit, Morelos, Tamaulipas, Estado de México y Yucatán. Guanajuato, Sinaloa y Campeche están entre 11 y 12 mil pesos, mientras Chihuahua, Quintana Roo, Coahuila, Colima y Aguascalientes se ubican entre 12 y 13 mil. Por encima de 13 mil, pero debajo de 14 mil, Baja California, Sonora, Querétaro y Jalisco. Sólo Baja California Sur y el Distrito Federal superan 14 mil, y Nuevo León 15 mil pesos mensuales.

Esto significa que las actividades con menor ingreso en el centro del país superan lo que puede obtener la mitad de la población en el Pacífico Sur, como suponíamos. Más aún, una persona en Nuevo León tiene dos veces y media el ingreso de una persona en Oaxaca. Para complementar, es interesante notar que en casi toda la frontera norte, la Ciudad de México y el Bajío, más de la mitad de la población supera la línea de pobreza utilizada en Estados Unidos como referencia, si comparamos con base en la paridad de poder adquisitivo (es decir, 12 mil pesos mensuales en 2015, por hogar). En Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Veracruz, menos de 20 por ciento lo logran.

Creo que hay más en este tema de lo que normalmente se discute, pues.

Profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Cien días
Elección complicada
El santo y la mafia