Opinión

Ingresos de las entidades federativas

10 febrero 2014 5:4 Última actualización 30 agosto 2013 8:22

 
David Colmenares Páramo 
 
Se ha comentado mucho sobre la dependencia respecto a las transferencias federales de los ingresos de las entidades federativas, así como de la necesidad de incrementar los ingresos totales de las mismas. Ello es cierto, sin embargo también lo es que la insuficiencia de los ingresos propios, no sólo se debe a un insuficiente esfuerzo recaudatorio, al desaprovechamiento de algunos rubros como en el caso del impuesto a la tenencia, que la mayoría ha desperdiciado, también al débil potencial recaudatorio de los impuestos con que cuentan. No obstante han sido más dinámicos en los últimos tiempos, que las transferencias federales. Además si sólo se comparan los ingresos en efectivo, los que pueden disponer libremente y reportan a los congresos locales -ingresos propios y participaciones- el porcentaje de los mismos es mucho más alto. Lo anterior se demuestra al analizar los ingresos a partir de las cuentas públicas estatales de 2012.
 
Los ingresos totales ascendieron a 1 507.7 miles de millones de pesos, 13 por ciento más de lo estimado en conjunto, pero menos 1.4 por ciento en términos reales, la estructura incluye ingresos propios, esto es impuestos, ingresos no tributarios y contribuciones de mejoras, transferencias federales, o sea participaciones, aportaciones, convenios, subsidios, transferencias y apoyos federales. Asimismo ingresos de empresas paraestatales y de organismos descentralizados y desconcentrados, así como deuda pública.
 
Los ingresos estatales propios ascendieron a 168.7 miles de millones de pesos, con lo cual representan el 11 por ciento de los ingresos totales, participación porcentual mayor a la de 2011 que fue de 9.9 por ciento. Esto significa el 1.13 por ciento del PIBE estatal estimado para 2012.
 
Los impuestos propios representan el 4.8 por ciento del total, el 0.48 del PIBE, los derechos destacan entre los no tributarios con el tres por ciento del total, el 0.3 del PIBE. Los ingresos provenientes del sector paraestatal y OICs descentralizados y desconcentrados- ascienden al 3.5 por ciento.
 
Las transferencias representan por supuesto el concepto más importante en la estructura de ingresos: las Participaciones, Ramo 28, No Programable y no condicionado, significaron el 32.5 por ciento de los ingresos totales de las EF, 3.28 del PIBE y las Aportaciones, Ramo 33, Gasto Programable condicionado, el 33.3 por ciento y el 3.36 por ciento del PIBE, esto es 489.5 y 501.4 miles de millones de pesos respectivamente. Ambos significan 65.8 por ciento de los ingresos totales, 6.64 por ciento; sumándoles subsidios como el seguro popular, convenios de descentralización y reasignación de recursos, así como otros apoyos federales, que significaron 15.5 por ciento y 1.56 del PIBE, estamos hablando de 81.3 por ciento de los ingresos totales, esto es el 8. 2 por ciento del PIBE. El resto es deuda pública, que de acuerdo a las cuentas públicas 2012 de las entidades federativas, fue de 62.3 miles de millones más, el 4.1 % de los ingresos totales y el 0.42 del PIBE, porcentaje menor ad de 2011, que fué 5.7 % del total.
 
En relación al PIB per cápita, del total de contribuciones estatales, es 1 021.3 pesos, el promedio 965.2. Pero las asimetrías llegan pronto: el DF tiene un per cápita de 3 255.6 pesos, frente a 388 de Tlaxcala. Otros altos son Campeche 2 043 pesos, Chihuahua 1 586.7, Querétaro 1359.8, Coahuila 1 141.9, Sinaloa 1 125.9 y Colima 1 125.4. En el otro extremo Chiapas 459.3, Oaxaca 522.8, Guerrero 469 y Morelos 481.4 pesos.
Por impuestos, está en primer lugar el impuesto sobre nóminas con 66.4 por ciento, el clon de la tenencia 18.9 por ciento, hospedaje 2.3 por ciento y adicionales 5.1. Por el lado de los derechos, los de control vehicular 40 por ciento, prestación de servicios 28 por ciento, registros y certificaciones 24 por ciento y licencias e inspecciones 3 por ciento.
 
En cuanto a autonomía fiscal, que INDETEC define como la proporción del ingreso total que es determinada por los congresos locales. Dice que “ a nivel nacional, de cada peso que en promedio gastan los gobiernos estatales, 43 centavos tuvo un destino establecido por los propios congresos locales, mientras que 53 centavos correspondieron a transferencias etiquetadas por la Federación, y los restantes 4 centavos provenían de financiamiento”. 
 
brunodavidpau@yahoo.com.mx