Opinión

Informe Anual de la Organización Mundial del Comercio

En el Informe Anual de la Organización Mundial del Comercio (OMC) 2014 publicado en abril pasado se indica que la estimación preliminar del avance del volumen de la actividad comercial global fue de 2.1 por ciento en 2013, tasa notoriamente inferior de la de 5.3 por ciento registrada como media anual en veinte años. El crecimiento promedio en los dos últimos fue de sólo 2.2 por ciento. De acuerdo a la OMC, el limitado adelanto del comercio el año pasado se debió a la caída de la demanda de importaciones de las economías desarrolladas, de 0.2 por ciento y al moderado aumento de 4.4 por ciento de las en desarrollo. En relación a las exportaciones se observaron pequeños incrementos, 1.5 por ciento, en las desarrolladas y 3.3 por ciento en las que están en desarrollo.

En general la OMC considera que la debilidad del crecimiento de la actividad económica en 2013 contribuyó en el limitado ritmo de aumento del comercio, destacando los efectos persistentes de la recesión de la Unión Europea (UE), las altas tasas de desempleo de las economías de la zona del euro, con Alemania como relevante excepción, y la incertidumbre sobre el calendario de abandono por la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) de su programa de estímulos monetarios. Este último factor incidió en la volatilidad financiera de las economías en desarrollo en el segundo semestre de 2013, particularmente en naciones emergentes con grandes desequilibrios en sus cuentas comerciales.

En 2013 el valor de las exportaciones mundiales de mercancías sumó 18.8 billones de dólares y las de los servicios comerciales alcanzaron 4.6 billones de dólares, alzas de 2.1 por ciento y 5.5 por ciento en cada caso, respecto al año previo.

En este contexto, las exportaciones estadounidenses tras un primer trimestre de 2013 sin variaciones, lograron una expansión de 2.6 por ciento a lo largo del año, menor al 4.0 por ciento del ejercicio anterior. Las importaciones de Estados Unidos subieron 1.2 por ciento comparado con el 3.1 por ciento de 2012, ritmo congruente con la desaceleración de la economía de ese país de 4.6 por ciento en 2012 a 2.6 por ciento en 2013.

En la UE la recesión que experimentó en 2012, descenso del PIB de 0.1 por ciento ese año, tuvo efectos debilitadores sobre el comercio intercomunitario y el extracomunitario que tienen una importante contribución al comercio mundial (alrededor de un tercio en términos de exportaciones como de importaciones. El PIB de este bloque adelantó ligeramente en 2013, 0.3 por ciento, favoreciendo un modesto aumento de sus exportaciones de 1.5 por ciento en 2013 comparado con 0.8 por ciento del año anterior; empero, persistió la baja en sus importaciones, menos 0.5 por ciento y menos 1.8 por ciento, en cada caso.

En Japón, las exportaciones que partían de niveles muy bajos, subieron en tres de los cuatro trimestres de 2013, sin embargo, finalmente descendieron 1.8 durante todo el ejercicio y las importaciones se elevaron ligeramente 0.6 por ciento. Las exportaciones e importaciones de Asia avanzaron 4.6 y 4.4 por ciento el año pasado frente a 2.7 y 3.6 por ciento en 2012. China observó el mayor crecimiento en 2013, 7.7 por ciento en exportaciones y 9.9 por ciento en importaciones, alzas mayores a las de 2012: 6.2 y 3.6 por ciento en cada caso; el mayor dinamismo de su comercio se vincula a la aún relativamente vigorosa expansión de su PIB: 7.5 por ciento en 2013, ligeramente debajo de la tasa media de 7.7 por ciento en los dos años anteriores. Así, los cinco principales exportadores de mercancías en 2013 fueron China (2.21 billones de dólares, 11.8 por ciento de las exportaciones mundiales); EU (1.58 billones, 8.4 por ciento); Alemania (1.45 billones, 7.7 por ciento); Japón (715 mil millones, 3.8 por ciento); y Holanda (664 mil millones, 3.5 por ciento). En cuanto a los importadores, EU encabezó la lista (2.33 billones, 12.4 por ciento de las importaciones mundiales); China (1.95 billones, 10.3 por ciento); Alemania (1.19 billones, 6.3 por ciento); Japón (833 mil millones, 4.4 por ciento); y Francia (681 mil millones, 3.6 por ciento). Francia desplazó al Reino Unido del quinto lugar en la lista de los principales importadores.

La OMC contempla que el comercio mundial mejorará en 2014, avance de 4.7 por ciento y tendrá un ritmo de 5.3 por ciento en 2015; la institución indica que recientes encuestas empresariales y cifras de la producción industrial apuntan a la consolidación de la recuperación de EU y Europa a principios de este año. La mejoría gradual en los niveles de desempleo en EU ha permitido a la Fed seguir adelante con su programa de “retirada” de medidas de flexibilización cuantitativa. También se vislumbran expectativas más favorables para la UE, si bien su crecimiento continuará desigual mientras los países periféricos presentan resultados inferiores a los de las economías centrales. En Japón se espera que el desempeño del PIB sea ligeramente inferior en 2014 en virtud de la aplicación de medidas de consolidación fiscal, por lo demás, se espera que el avance del PIB de las naciones en desarrollo, incluida China, sigan superando a las desarrolladas este año y en 2015, aunque algunos podrían enfrentar contratiempos, particularmente las más expuestas a los reajustes de la política monetaria en los países en desarrollo, como es el caso de México cuya previsión original de incremento del PIB, de 3.9 por ciento este año, se ha ajustado a entre 2.3 y 2.5 por ciento. Igualmente para otras economías en desarrollo se anticipan factores de riesgo, como grandes déficit de cuenta corriente (India o Turquía); crisis monetarias (Argentina); sobreinversiones en su capacidad productiva y reequilibrio de su actividad productiva para fundamentarlo mas en el consumo interno y menos en la demanda externa, entre otros.

Por otra parte, la OMC considera que los riesgos políticos han introducido un elemento adicional de incertidumbre en los pronósticos: los conflictos civiles y disputas territoriales en Medio Oriente, Asia y Europa Oriental podrían causar aumentos en los precios de la energía y en las corrientes comerciales.