Opinión

Informar bien

 
1
 

 

Foto del IV Informe de Peña con jóvenes

Nuestro sistema político ha retrocedido en temas muy importantes de una vida democrática republicana, seria y eficaz. ¡La transición a la democracia nos ha fallado! Uno de los asuntos donde esto ha ocurrido es en los informes que rinden los gobernantes cada año. Los informes del presidente de la República, los gobernadores e incluso legisladores dejan mucho que desear. No aportan al ejercicio real de análisis y discusión sobre el rumbo del país.

En el caso de la Presidencia, desde el primer Informe de Calderón el Ejecutivo federal cumple con lo dispuesto en la ley entregando en el Congreso de la Unión los volúmenes impresos del Informe, mismo que se complementa con las comparecencias de los secretarios de Estado en las cámaras. Y para 'cumplir' con el mensaje a la nación, Calderón inició un evento paralelo en el que el presidente armó su escenario para pontificar ante la clase política, empresarios, las iglesias, el cuerpo diplomático, líderes sindicales, etcétera. El presidente Peña hizo lo mismo tres años, y ahora cambió el formato para 'dialogar' con jóvenes.

El nuevo formato no fue muy bien recibido. Los gobernadores, alcaldes y legisladores, cada uno en la proporción de su presupuesto, hacen algo muy parecido a lo que Calderón inició: montan un teatro para afanarse de logros y éxitos de gobierno.

Lo cierto es que en ningún caso ocurre un debate serio e institucional sobre el estado que guardan la administración pública y el país (o Estado). Lo que se requiere es que el Ejecutivo tenga un espacio en el que pueda explicar y sostener frente a los legisladores las principales acciones de su gobierno, y que éstos puedan cuestionar al presidente o gobernador. Ejecutivo y Legislativo, en un evento público, deberían intercambiar argumentos sobre lo que está funcionando y lo que no, para solucionar los problemas del país e impulsar los cambios que tanto se requieren.

Los ciudadanos nos merecemos un formato donde de verdad se discuta sobre los avances o retrocesos en los asuntos de economía, infraestructura, salud, educación, medio ambiente, desarrollo social, seguridad pública, entre otras. Un espacio de diálogo maduro y abierto, de cara a la sociedad. ¿Quién será el primer gobernador en hacerlo?

Dudo mucho que los próximos dos informes del presidente Peña Nieto regresen al Congreso en un formato como el que un país serio y democrático merece.

Twitter: @julio_madrazo

También te puede interesar:
No tiene remedio
Recortes que sí duelan
Plenarias legislativas