Opinión

Ineficiencia y pobreza

1
 

 

pobreza

Hay tantos tipos de pobreza en nuestro país que los podemos clasificar. De acuerdo al Coneval, entre 2012 y 2014 la pobreza en México aumentó, pero la pobreza extrema disminuyó. En México se mide la pobreza desde un enfoque multidimensional.

El Coneval evalúa la pobreza en relación a diferentes capacidades: rezago educativo, servicios de salud, seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos en la vivienda y acceso a la alimentación. Una persona es pobre cuando tiene alguna de las carencias mencionadas y su ingreso es insuficiente para adquirir los bienes y servicios que requiere para cubrir sus necesidades alimentarias y no alimentarias. En pobreza extrema se encuentran quienes tienen al menos tres carencias y su ingreso es tan bajo que si lo dedicaran en su totalidad a comprar alimentos, no obtendrían los nutrientes necesarios para una vida sana.

Los resultados ya los conocemos. Hay dos millones más de pobres de los que había en 2012 y 86 mil personas salieron de la pobreza extrema. La pobreza es un problema que aqueja al país desde hace décadas y aún no encontramos la fórmula para combatirla. Es un tema sumamente complejo y no hay soluciones fáciles. La mejor forma de disminuir la pobreza de raíz es el crecimiento económico sostenido. Que sea sostenido hace la diferencia. México ha crecido en los últimos 30 años un promedio de 2.0 por ciento anual, con años de grandes caídas en el producto y luego años para recuperarse de las mismas. Es más que evidente que este crecimiento es mediocre para cualquier estándar de una economía en vías de desarrollo y, desde luego, insuficiente para reducir la pobreza.

Es un círculo vicioso. Mientras no haya crecimiento económico sostenido la pobreza no disminuirá, y la pobreza frena e inhibe el crecimiento. Es necesario romper el círculo. De ahí la importancia de las políticas de desarrollo social. Este año se presupuestaron 907 mil 147 millones de pesos en “programas y acciones federales para el desarrollo social” (con información de Coneval), de los cuales 110 mil 510 millones corresponden a Sedesol. Programas de combate a la pobreza hay cientos, y tal vez ahí radica su ineficiencia. La Cruzada Nacional contra el Hambre tiene como principal objetivo eliminar el hambre en la población de escasos recursos y para ello usan 70 programas ya establecidos, entre ellos los comedores comunitarios, pero los términos específicos de su aplicación son ambiguos.

Prospera, el programa emblema de transferencias condicionadas, funciona distinto. Se dan recursos en efectivo a los beneficiarios a cambio de que lleven a los niños al colegio y al doctor. El programa ha sido considerado un éxito desde sus orígenes y se ha replicado en todo el mundo. Pero, al ver los recientes datos, no podemos fingir que todo funciona de maravilla.

Todos los programas de transferencias generan incentivos perversos. La gente querrá seguir obteniendo el beneficio, aunque pudiera ya no hacerlo. Muchas veces se incentiva justo la conducta que se está tratando de evitar. Corregir las distorsiones es el reto de estos programas. También hay corrupción. Los beneficiarios de Prospera en Oaxaca son rehenes de la CNTE, quien se encarga de dar los comprobantes de que los niños están yendo a la escuela para que puedan acceder a los recursos del programa. Si no vas a la marcha, decimos que tus hijos no van a la escuela. De los más de 907 mil millones de pesos presupuestados para programas sociales este año, ¿cuánto llegará realmente a las poblaciones objetivo?

Sin crecimiento económico sostenido no se podrá combatir la pobreza de origen. Mientras, hay que hacer programas bien definidos con claridad en los incentivos que generan. La dependencia de programas meramente asistencialistas mantendrá a la población sumida en la pobreza para siempre. Hay que replantearse los objetivos y corregir el camino. Pero el primer paso es aceptar que hay un problema. Mientras sigamos diciendo que todo va de maravilla, no habrá nada que corregir y la pobreza seguirá aumentando.

Twitter: @ValeriaMoy

También te puede interesar:
Atreverse a gastar mejor
Credibilidad y confianza
Volteando a ver a China