Opinión

Indicadores cíclicos: ¿Qué nos dicen sobre la coyuntura?

 
1
 

 

dinero peso billetes (Cuartoscuro/Archivo)

Se publicaron los indicadores adelantado y coincidente sobre la economía mexicana, presentando varios cambios en sus componentes y de interpretación. Bajo un contexto de recorte en expectativas de crecimiento para el año, ¿qué nos están sugiriendo estos indicadores respecto al comportamiento de la economía para los siguientes meses? Aquí presentó una interpretación basado en la observación de seis hechos estilizados de estas series.

Primero que nada, es importante recordar que mientras el indicador coincidente busca reflejar el estado general de la economía, el adelantado tiene por objetivo el señalar anticipadamente la trayectoria del coincidente. En este contexto, la revisión hecha por el INEGI se presentó en dos vías.

Por una parte, se revisaron las variables que componen a tales indicadores, haciendo algunos cambios para dotarlos de una mayor representatividad/eficacia. Por otra parte, se modificó la denominación de las fases del ciclo, las cuales ahora se describen tomando en cuenta su posición respecto a su trayectoria de largo plazo.

Así, el indicador coincidente (con datos a enero) sugirió que la economía mexicana se encuentra básicamente sobre su trayectoria de largo plazo, mientras que el adelantado muestra una caída más aguda y de hecho ya sugiere la aparición de una brecha negativa (por debajo de la tendencia de largo plazo). ¿Qué nos dice esto respecto al comportamiento de la economía? ¿Qué tan preocupados debemos de estar?

Enlistemos seis hechos estilizados del comportamiento de estos indicadores desde que se tienen datos (enero de 1980), en busca de la correcta calibración en la interpretación de estos indicadores.

El indicador coincidente:

1. El indicador nunca se ha ubicado en terreno negativo respecto a su tendencia de largo plazo sin que esto no estuviera precedido por una mayor debilidad económica que termine por ampliar significativamente la brecha negativa.

2. En los años recientes, el indicador se ha ubicado en estrecho rango de variabilidad respecto a su tendencia de largo plazo, lo cual contribuye a una menor convicción respecto a la consolidación de la trayectoria que sugiere el indicador.

3. Tomando en cuenta los periodos que han separado los valles de los picos bajo el enfoque de ciclos de crecimiento, el actual periodo de recuperación económica ha tomado más tiempo que el promedio de los últimos episodios (5.6 versus 4.8 años).
El indicador adelantado:

1. En contraste con los puntos de giro observados en el coincidente, el adelantado ha señalado más puntos de giro sobre el ciclo de crecimiento o falsas alarmas.

2. En específico, el indicador adelantado ha sido exitoso en anticipar un ciclo de desaceleración en el coincidente que ha llevado a la economía a una brecha negativa en solo 42% de los casos observados.

3. Similar a la evidencia sugerida por el coincidente, al menos en los últimos tres años el adelantado se ha ubicado en niveles cercanos, aunque por arriba, de la tendencia de largo plazo, mostrando una volatilidad sensiblemente inferior a la histórica.

Tomando en cuenta lo anterior, concluyó que la economía mexicana se encuentra desempeñándose prácticamente sobre su tendencia de largo plazo (siendo la velocidad de este avance otro tema a tratar) sin que la caída mostrada por el adelantado sea suficiente como para sugerir la consolidación de una brecha negativa en el coincidente en los siguientes meses.

Es decir, el hecho de que el adelantado haya descendido en los últimos meses hasta tocar terreno negativo en febrero no implica con certeza que en los meses siguientes los datos económicos confirmarán una desaceleración sistemática.

También te puede interesar

Banxico y el por qué no establecer una coordinación explícita con la Fed

Tres elementos clave para la reunión del Banxico

Rebalanceo de portafolios está aquí