Opinión

Independientes

    
1
   

    

ee

Como usted sabe, más de 40 personas lograron convertirse en aspirantes independientes a la Presidencia de la República. De cerca de 90 que se anotaron, la mitad logró cumplir los requisitos básicos y ahora se dedica a acumular “apoyos ciudadanos”, es decir, firmas con datos de la credencial del INE que respalden su candidatura. Para el 12 de febrero próximo deberán tener 866,593 firmas si realmente quieren convertirse en candidatos.

De las cuatro decenas de aspirantes, hay cinco con presencia pública previa que se ha reflejado en firmas. En orden decreciente de apoyos: Margarita Zavala tenía ayer por la mañana 87 mil firmas; Jaime Rodríguez (Bronco), casi 84 mil; Marichuy, candidata del EZLN, cerca de 25 mil; Armando Ríos Píter, 20 mil, y Pedro Ferriz de Con, poco más de 17 mil. Puesto que van 26 días de recolección (de los 120 originales, ahora 127), el promedio es de 3,900 firmas diarias para Margarita; 3,800 para Bronco; poco más de mil para Marichuy; 900 para Ríos Píter y casi 800 para Ferriz.

Más interesante que el promedio es la aceleración, es decir, cuántas firmas logran en los últimos días, conforme aprenden a usar la app del INE, corrigen errores de organización, etc. En esta medición, el que va mejor es El Bronco, que promedia 7,500 firmas diarias. Margarita, que arrancó mejor, promedia 7 mil. Marichuy parece estacionarse en 1,400 firmas al día, mientras Ríos Piter y Ferriz han mejorado mucho en la última semana, y promedian 1,700 y 1,500 firmas diarias, respectivamente.

Con los datos al inicio del martes pasado, el ritmo necesario para que alcancen la meta es de 8,000 firmas diarias para Margarita, 8,100 para Bronco, y entre 8,500 y 8,600 diarias para cada uno de los restantes. A la velocidad que van, ninguno de ellos alcanzaría las firmas para el 19 de febrero (nueva fecha), aunque El Bronco quedaría muy cerca, con 860 mil, seguido por Margarita, con 820 mil, y ya muy lejanos Marichuy, con 160 mil; Ríos Píter, con 200 mil, y Ferriz, con 170 mil apoyos. Han mejorado sus procesos, pero la verdad no parece que tengamos más de dos candidatos independientes, en el mejor de los casos.

No hay duda de que las leyes se hicieron para evitar su existencia. La mayoría de los partidos políticos no tiene un padrón comparable al número de firmas que se le solicita a estos candidatos, por poner un ejemplo. Visto desde el otro lado, la idea de obligar a los candidatos presidenciales a jugar a través de partidos tampoco es mala. Mientras que hay abundante evidencia de las ventajas de un candidato independiente para un gobierno local, las cosas cambian cuando se refiere uno al Congreso, en donde un independiente no tiene mucho peso. Cuando nos referimos a un gobierno nacional, los costos de los independientes parecen mucho mayores que sus ventajas. No es raro que un independiente acabe convertido en autócrata (como Hugo Chávez o Fujimori), incluso cuando se les obliga a pasar por el filtro de los partidos (como Trump en EU). No parecería ser el caso de los candidatos mencionados aquí, pero así ha pasado en otros lugares.

Pero es importante consignar que los aspirantes a independientes para senadores y diputados muestran mejor desempeño. Para diputados, Ángel Barroso en Nuevo León ya cubrió el 100% de las firmas requeridas; tres más superan 80%, y otros siete, el 60%. En el caso de aspirantes al Senado, Pedro Kumamoto, de Jalisco, Manuel Clouthier, de Sinaloa, y Pablo Salazar, de Chiapas, están en 20% del total.

Habrá un puñado de independientes, según parece. Ya lo platicaremos.

Profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Un filósofo alemán
Comunismos
El experimento