Opinión

Incertidumbre en las finanzas personales

 
1
 

 

Facciones. Desesperación. Rostros. Preocupación. (Reuters)

Aún cuando seas muy ordenado, previsor y analítico, siempre habrá eventos que te cambien toda la planeación. Vivimos en un mundo con extremos y alta variabilidad. Hoy vemos cómo suceden crisis en diferentes países, cambios políticos y decisiones que conducen a una economía impredecible. Si es difícil pronosticar las próximas semanas, mucho más complejo es querer hacerlo en un horizonte de cinco o 10 años.

Hemos sido testigos de cómo el peso se aprecia o deprecia a diario con una tremenda facilidad; de vaivenes en la Bolsa Mexicana de Valores; bandazos sobre las expectativas de crecimiento económico; e incertidumbre en el comportamiento de las tasas de interés. Ahora la volatilidad se convierte en el nombre del juego para la toma de decisiones personales.

Hay quien podría cometer el error de pensar que ante tal escenario es justificable dejarse llevar y olvidarse de la planeación; sin embargo, el ingrediente fundamental en las finanzas personales es conservar márgenes de maniobra.

Permíteme darte algunos elementos al respecto.

1.- Prevención. Como los negocios presentan grandes cambios de tendencia es primordial tener como premisa contar con fondos de contingencia y estar viendo el mercado para detectar nuevas oportunidades de trabajo o emprendimiento.

Dentro del concepto de prevención no hay que perder de vista una buena elección de seguros que facilite sortear algún tipo de evento catastrófico.

2.- Portafolio diversificado con una mezcla que permita contrarrestar efectos negativos en algunas alternativas de inversión, de tal manera que al promediar el rendimiento se mantenga en un buen nivel.

Debemos ser cuidadosos y no confundir la diversificación con 'tener un poco de todo'; se rata de diluir caídas. Por ejemplo, poseer un bien raíz puede elevar su plusvalía ante aumentos en el dólar, mientras el mercado accionario resiente una caída.

3.- Mesura en operaciones de alto riesgo. Cuando la economía en general está en un boom, hay forma de reponer recursos perdidos o lanzar una idea descabellada con un mercado que tiene recursos, pero en un momento en donde existe una enorme volatilidad es preferible ser precavidos.

En este terreno, también entrarían decisiones como un cambio de trabajo, tomar créditos de largo plazo, entre otras opciones familiares.
En síntesis, lejos de estar impávidos viendo cómo se mueven las cosas de manera inesperada, es mejor ser ordenado, previsor y analítico, con el fin de sobrellevar estos nuevos tiempos de incertidumbre.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
Millennial valiente: “¡Me independizo!”
¿Quieres vivir de tus rentas? Analiza la opción
La tarjeta de crédito como herramienta útil