Opinión

Incapacidad para reducir la contaminación

 
1
 

 

Contaminación. (Cuartoscuro)

Los altos niveles de contaminación en la ciudad de México son un peligroso problema de salud. Veinte millones de personas vivimos en una ciudad en donde la contaminación del aire es tan grave, que miles de mexicanos mueren en forma prematura cada año y millones se convierten en forma aguda en enfermos crónicos.

La ciudad de México, en mayo de 2016, tiene sin duda el peor nivel de contaminación del aire en el mundo. Sin embargo, los gobernantes no tienen soluciones ni hacen lo suficiente para reducir el problema.

La Ciudad de México es una cuenca de 113 kilómetros de ancho rodeada de montañas deforestadas. La han dejado crecer a un ritmo peligroso, con hacinamiento de más de 20 millones de habitantes, 7 millones de vehículos, incluyendo los oficiales, públicos y los de las fuerzas armadas, con avenidas eternamente congestionadas, saturada de fábricas causando alta contaminación que no es posible que salga del Valle de México.

El sistema de transporte público es pésimo y casi en su totalidad de superficie y se permite la circulación de tráilers con carga máxima a toda hora. Los habitantes tenemos al año sólo diez días con calidad satisfactoria del aire, convirtiendo a la ciudad de México en el lugar más peligroso del planeta para llenar los pulmones con aire benéfico para el cuerpo, porque todos los días del año los niveles de contaminación, aún con un millón de autos sin circular, no bajan de 150 puntos de ozono y de 250 ppm de azufre.

Se estima que el aire que respiramos en la Ciudad de México es equivalente a los contaminantes que inhala una persona que fuma 45 cigarros al día. El problema es que los niños y los ancianos también son atacados por este aire insalubre.

En la ciudad de México ha existido desde la década de los 80 un fuerte escepticismo sobre la capacidad e intención del gobierno para diseñar programas para eliminar la contaminación. El problema mayor, en el cual están complicados altos funcionarios son las supuestas “verificadoras” que se encargarían de no permitir la circulación de autos contaminantes. En cualquiera de ellas, con 500 pesos “se arregla el problema”.

Por decisión política poco se menciona en los medios de comunicación (radio y TV no lo hacen) los altos niveles de azufre en los combustibles importados y los refinados por Pemex, la quebrada industria protegida del gobierno.

Twitter:@Salvador G. Lignan

También te puede interesar:

Por qué necesitamos árboles

Daños del azufre a los seres humanos

Agua potable para escuelas