Opinión

Impopularidad presidencial

  
1
  

  

Trump. (AP)

Una buena y una mala para Donald Trump. La buena es que hoy toma posesión como el presidente número 45 de Estados Unidos. La mala es que no tendrá luna de miel, en tanto que su gobierno inicia con la mayoría de la opinión pública en contra.

Las encuestas indican que entre los estadounidenses predomina la opinión desfavorable hacia Trump, lo que significa que el nuevo presidente no entusiasma más allá de la base republicana. Es un personaje que fue polarizante como candidato y muy probablemente lo seguirá siendo como presidente.

El magnate no ha convencido al público norteamericano, quien hoy le niega el bono de confianza que sí ha otorgado a otros presidentes entrantes antes que él.

Los datos de la encuesta CNN/ORC, divulgada el 17 de enero, arrojan un nivel de aprobación a Trump de 40 por ciento.

La directora de encuestas de ese medio, Jennifer Agiesta, apunta que Barack Obama contaba con 84 por ciento de aprobación al tomar posesión en enero de 2009, mientras que Bill Clinton y George W. Bush tenían 67 y 61 por ciento, respectivamente, en enero, cuando iniciaron sus gobiernos en 1993 y 2001.

La aprobación a Trump no sólo está lejos de esos niveles de popularidad, sino que también está por debajo del voto que obtuvo a nivel nacional, si lo vemos en términos porcentuales. Trump captó 46 por ciento del voto popular.

La encuesta de CNN también revela que en las últimas semanas el nivel de confianza en la capacidad de Trump para manejar al país ha caído.

Las encuestas de la organización Gallup muestran resultados muy similares a los de CNN, al indicar que Trump cuenta con 44 por ciento de aprobación, mientras que los registros históricos de Gallup señalan que Obama tenía 83 por ciento, Clinton 68 por ciento y Bush 61 por ciento de ratings favorables al momento de tomar posesión.

Una encuesta de ABC/Washington Post da un porcentaje de opinión favorable a Trump de 40 por ciento, mientras que la encuesta de la organización Monmouth arroja 34 por ciento.

Sin más, el nuevo presidente de Estados Unidos es popular, principalmente entre los seguidores de su partido, pero en el agregado es un presidente entrante impopular.

Fiel a su estilo, Donald Trump ya ha lanzado tuits desacreditando a las encuestas. “Están amañadas”, dice, argumentando que se equivocan al igual que aquellas que lo daban por perdedor en la elección.

Que un político descalifique las encuestas cuando éstas no le favorecen no es un rasgo único de Trump; muchos políticos lo hacen en diversas latitudes del mundo. Pero el tono de Trump, ante las mediciones del sentir popular, sugiere que el nuevo presidente podría estar tentado a menospreciar a las encuestas como instrumentos que capturan adecuadamente las opiniones ciudadanas, y asumirse él como la voz de la opinión pública. Habrá que ver.

Por lo pronto, cualquier gobierno navega mucho mejor cuando lleva los vientos de la opinión pública a su favor. Por lo que hoy revelan las encuestas, la travesía del señor Trump luce de pronóstico tormentoso.

APROBACIÓN SUB 20
Como era de esperarse, el incremento al precio de las gasolinas y el enojo resultante de ello dieron otro golpe a los ratings de popularidad del presidente Enrique Peña, quien registra un nivel de aprobación de 12 por ciento en la reciente encuesta de Reforma.

Nunca antes visto, este porcentaje de aprobación al presidente es parecido a la intención de voto bruta que obtiene hoy su partido, el PRI, que es alrededor de 13 por ciento, según el mismo sondeo. Habrá que estar al pendiente de si el mandatario recupera puntos o no con miras a los comicios de junio en varios estados.

Por lo pronto, en estos días al presidente Peña lo aprueban más en Estados Unidos que en México, ya que en ese país cuenta con 24 por ciento de opiniones favorables, según la encuesta CNN/ORC, mencionada con anterioridad.

Esa misma encuesta de CNN revela que el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, tiene 44 por ciento de opinión positiva en Estados Unidos; la canciller alemana, Angela Merkel, 31 por ciento; el presidente ruso, Vladimir Putin, 12 por ciento, al igual que el líder cubano, Raúl Castro. Más abajo están los líderes de China y Corea del Norte, Xi Jinping y Kim Jong-un, con 10 y 4.0 por ciento de opiniones favorables, respectivamente.

Así, los grados de impopularidad de estos líderes en el vecino país del norte.

Twitter: @almorenoal

También te puede interesar:
Legado posmaterialista
Quebrantar la ley
​Preocupaciones económicas