Opinión

Impacto del entorno externo adverso en las personas

 
1
 

 

Contenedor. (www.rumbominero.com)

Un lector me comenta que aunque el entorno externo actual es negativo, él no percibe que le perjudique de manera importante e incluso las ventas en su negocio han crecido en las pasadas semanas.

Por lo mismo ha podido repercutir parte del incremento de sus costos a sus compradores, aunque sí ha notado cierto retraso en la cobranza de sus clientes más importantes.

Es relevante hacer notar que la situación externa sí tiene efectos en las empresas y en los consumidores mexicanos, dependiendo de sus características y de los mercados en que se encuentren. Debido a que nuestra economía es una muy abierta al comercio internacional, los mercados nacionales se benefician o perjudican de lo que suceda en otras partes del mundo, ya sea Washington o París, y esto seguirá perjudicándolos en el mediano plazo. Sin embargo, también existen impactos benéficos que con frecuencia son subestimados.

El entorno externo está siendo afectado por una corriente política que propone reducir el comercio internacional de los países, que lo mismo ocurre en Gran Bretaña que en Francia o en Estados Unidos, los cuales representan la mayor parte de nuestro intercambio con el exterior. El hecho de que el nuevo gobierno de Estados Unidos haya iniciado una campaña en contra de las exportaciones que realiza México hacia ese país y también contra de la inversión que recibimos de la Unión Americana, se ha reflejado en una menor entrada de dólares a nuestro mercado, debilitando al peso mexicano. Parece contraproducente, pero el resultado neto es contrario a lo que pretendía, ya que al abaratar nuestra moneda ahora resulta más atractivo para el norteamericano importar productos mexicanos, lo que elevará el déficit comercial que tiene ese país con nosotros.

Por otro lado, para los consumidores y empresarios mexicanos los productos importados son más caros, lo que eleva los costos de las empresas que tienen una parte importante de insumos adquiridos en el exterior. Esto reduce sus márgenes de utilidad, por lo que tratan de repercutirlos en los precios de venta, presionando así a la inflación. Por su parte los consumidores verán que los productos importados costarán más en las tiendas, por lo que deberán de comparar los precios de manera más frecuente. Un aspecto positivo es que los fabricantes nacionales ven que su mercado local se incrementa y que sus clientes podrán pagar un precio ligeramente más elevado. Esto lo confirman las estadísticas que muestran un incremento en el consumo interno.

Un posible cuello de botella que se verá en los siguientes meses será la falta de personal calificado, lo cual se podría subsanar aprovechando el retorno de trabajadores de Estados Unidos.

Los menores flujos de capitales hacia el país, así como la mayor inflación, se reflejarán en tasas de interés más altas por lo que pagaremos un monto más elevado por el servicio de las tarjetas de crédito, por las hipotecas que no estén a tasas fijas y por los créditos para la adquisición de automóviles y otros financiamientos. Por su parte, los estados y municipios también se verán presionados por el mayor pago del servicio de sus deudas.

Aunque esto beneficiará a los ahorradores y a los bancos en el corto plazo, eventualmente se empezará a elevar la cartera vencida y se tendrán riesgos en los bancos con menor capital y con una cartera más riesgosa. Los ahorradores deberán ser más cautelosos en el lugar que depositen sus recursos.

Habrá que estar muy pendiente de la reforma fiscal que se ha anunciado en Estados Unidos, la que consistiría en reducir los impuestos a las empresas de manera relevante. Esto presionará al gobierno mexicano para realizar un esfuerzo parecido si quiere evitar una mayor reducción en la inversión interna.

En conclusión, los eventos que suceden en el exterior tienen un impacto relevante en la economía mexicana, tanto por la apertura de nuestro comercio como por la magnitud de nuestra producción. Hay que recordar que el PIB de México es uno de los doce mayores del mundo, dependiendo de cómo se mida, por lo que nuestra economía es de mayor magnitud que la que poseen la mayoría de los países europeos, asiáticos y latinoamericanos. Con frecuencia nos consideramos un país pequeño, pero en el exterior la imagen que tienen de nosotros es la opuesta.

Correo:benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:
Atentos los mercados a las elecciones en Francia
Reunión de Alamos Alliance
Las expectativas económicas se revirtieron