Identificación de riesgos y su gestión en las organizaciones
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Identificación de riesgos y su gestión en las organizaciones

COMPARTIR

···

Identificación de riesgos y su gestión en las organizaciones

18/06/2018

El mundo de los negocios es dinámico, convulso e incierto. La velocidad con que ocurren los cambios es sorprendente, sobre todo por la capacidad del manejo de datos a través de las plataformas digitales y el Internet de las Cosas, concepto que se refiere a la interconexión digital con más “cosas u objetos” que personas.

Es en este ambiente donde las organizaciones deben interactuar de manera permanente con la revisión de acontecimientos políticos, económicos, así como fake news o noticias falsas, además de otras variables que puedan inferir de una u otra forma en la consecución de las metas y estrategias planteadas desde la alta dirección.

En el IMEF consideramos que para enfrentar de manera adecuada el futuro y los retos que esto trae consigo, hay que prevenirlo, adaptando a la empresa a los nuevos desafíos y, de esta manera, delinear alternativas al nuevo esquema de negocios.

En este sentido, el Director Financiero (CFO) debe desarrollar la habilidad para identificar y gestionar los riesgos y su potencial impacto en el negocio, cuya premisa deberá establecer un plan y la asignación de los recursos necesarios para minimizar las posibles consecuencias que traerán consigo las amenazas identificadas.

Entre otras acciones, deberá establecerse un presupuesto para la contratación de Pólizas de Seguro o Coberturas de Precios en Materias primas y/o asegurar determinados niveles de Tipos de Cambio; las primas que se pagan por este tipo de seguros son mínimas comparadas con el beneficio que se logra ante la ocurrencia de los distintos eventos que se puedan presentar.

De manera complementaria, el CFO deberá considerar el cumplimiento que en materia legal las autoridades ejercen sobre las personas jurídicas. Apegarse a la norma para cumplir de manera adecuada y oportuna minimizará los riesgos en la empresa. Cumplir con los requerimientos establecidos se hace necesario no solo para asegurar los resultados que se plantean en la estrategia de negocios, sino también para mantener la continuidad del mismo.

El actual mundo de los negocios genera diversidad en las variables de exposición de riesgos, y dependiendo de la actividad de cada tipo de negocio, será su posible impacto.

Un ejemplo de ello es el manejo y cuidado en la Protección de Datos Personales, del cual podemos citar el caso de Facebook. Hemos sido testigos de cómo, en el transcurso de tres semanas, el valor de sus acciones cayó cerca del 16 por ciento, es decir, una importante pérdida de valor (80 mmdd) debido al manejo poco cuidadoso de la información de sus usuarios.

¿Por qué se dio esta situación? Porque Facebook filtró datos de más de 50 millones de usuarios a la consultora política Cambridge Analytica, los cuales fueron utilizados de manera favorable para la campaña del actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Si bien este caso es un evento inesperado, fuera de contexto por la magnitud del daño, cualquier empresa u organización está expuesta a una contingencia de gran magnitud. El deterioro económico y reputacional es real, existe y solo basta un factor que lo detone.

La visión y sensibilidad de la alta dirección a través de su director financiero o de su área gestora de riesgos, deberá contemplar todo tipo de eventos que ponen a las empresas en situaciones de vulnerabilidad. La agilidad y asertividad con que se actúe evitará contingencias que pongan en riesgo los objetivos estratégicos del negocio.

Con un ejemplo como el antes descrito, el IMEF destaca que la gestión del CFO es fundamental en la identificación y gestión de los riesgos y debe estar preparado en todo momento, mirando las diferentes variables o acontecimientos que puedan presentarse y que afecten o puedan afectar la viabilidad del negocio.

Bajo este contexto, se hace énfasis en que el CFO es el cogenerador y agregador de valor en las empresas y por lo tanto debe ser un estratega para que el negocio consiga los resultados esperados a través de las diferentes acciones, entre ellas, la visión y el monitoreo de los impactos negativos e intangibles que puedan surgir.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.