Opinión

Ilusos

  
1
 

      

AMLO (Cuartoscuro)

La ilusión que representa el proyecto que abandera Andrés Manuel López Obrador ha deslumbrado a muchos, tanto del ámbito de la política (léase algunos senadores que abandonaron al PRD) como del mundo empresarial. Su consolidación como candidato representa una real alternativa de cambio, dicen, para 2018.

En 2004, cuando Felipe Calderón decide buscar la candidatura panista a la presidencia, El Peje le sacaba 20 puntos porcentuales y muchos, como ahora, lo daban ya como presidente de la República.

En 2011 en el gobernador Enrique Peña Nieto se ubicaba por arriba de AMLO, sin embargo, sus simpatizantes aseguraban que el tabasqueño iba a revertir y que se alzaría con la victoria en los comicios de 2012. A la postre perdió.

Ahora, después de cientos de miles de spots, de más de 12 años de campaña, de haber participado y perdido en dos elecciones presidenciales, de administrar el vasto presupuesto del gobierno del Distrito Federal cuando fue su titular, y tener el control y por ende el total manejo de los recursos asignados por el INE a Morena, López Obrador se mantiene arriba y los que se engatusan con cuentas de vidrio se apantallan con su 'encanto'.

En escenarios donde las encuestas van dando la fotografía de cómo van los eventuales candidatos, y en particular la de EL FINANCIERO, que por primera vez ubica a Margarita Zavala arriba de AMLO, después del desencuentro de éste con las Fuerzas Armadas, quienes no se ven favorecidos desacreditan los resultados y lanzan acusaciones sin sentido, movidos más por intereses particulares, en algunos casos, y en otros por una obtusa cerrazón a aceptar la realidad.

Lo que realmente debería llamar la atención es el fenómeno político y de comunicación que representa que un prospecto de candidato, en este caso la candidata Margarita Zavala, sin gastar en su promoción personal y careciendo de la exposición que tiene AMLO o sus correligionarios como Ricardo Anaya o Rafael Moreno Valle, se coloca en el ánimo de los electores.

Sin dinero y sin promocionales, con una agenda limitada y acotada por los ordenamientos electorales, la señora Zavala se perfila hacia la presidencia de la República, teniendo como principal escollo de su proyecto no a Andrés Manuel, no al PRI, sino a la dirigencia de su partido y a panistas que apoyan otros aspirantes.

Habría que saber leer los tiempos y las circunstancias para adelantar los acontecimientos, y lo que es un hecho, por las razones ya expuestas, es que El Peje se mantendrá arriba en las encuestas hasta que el PRI y sus aliados tenga candidato, al igual que Margarita Zavala sea la abanderada azul y sobre todo que los aspirantes independientes se pongan de acuerdo para unirse en torno al que tenga una posición más aventajada.

Mientras no ocurra ello, pues los ilusos seguirán dejándose cautivar por AMLO y sus inviables y populistas ocurrencias.

En ese contexto, el vicecoordinador de los diputados perredistas, Jesús Zambrano, señaló que hay que tomar con reservas las encuestas porque “hasta hoy hemos tenido a un contendiente corriendo solo por la pista. Es natural que aparezca en primer lugar”, pero todavía no son los tiempos, faltan 11 meses para que empiecen las campañas rumbo a 2018. Y apuntó que ha participado en varias campañas donde los sondeos dan punteros que al final han quedado rezagados.

Desde luego que tiene el apoyo de sectores de la población que son fieles a él hasta la muerte. La estrategia que lleva a cabo desde hace años en redes sociales le representa simpatías, tanto al apoyarlo como a desacreditar a sus adversarios, empezando por el presidente Peña Nieto; sin embargo, estos grupos no representan a la mayoría de los mexicanos ni sus intereses ni sus aspiraciones, y, mientras no cambie el sistema democrático en donde las mayorías gobiernan, pues AMLO se resignará a perder en su tercer intento por alcanzar la máxima magistratura del país.

También te puede interesar:
A la vista, ruptura con Eruviel
En riesgo, alianza PRI-PVEM
El lastre de Del Mazo