Opinión

Ignacio Garibay retoma la senda del triunfo en la Plaza México

1
   

      

Plaza de Toros México

Hay miradas cuya profundidad no requieren de otra cosa más que de su destello para expresar hasta el más complejo de los sentimientos. Los ojos moros de Ignacio Garibay ayer en la Plaza México reflejaban la alegría que lo invadió tras cortarle dos orejas a un astado de la ganadería de Arroyo Zarco, con las que retomó la senda del triunfo.

En el cuarto toro de la tarde, el torero capitalino dibujó una de sus mejores faenas en esta plaza, en una labor de mucho mérito frente a un burel que inició el tercer tercio de la lidia con escasa transmisión y falto de casta. Poco a poco, con ritmo y dando el tiempo suficiente al toro para permitirle ir de menos a más, Garibay se impuso con tandas de derechazos y naturales siempre bien rematados y que tuvieron eco en los tendidos.

Con escasas corridas en 2015, dos en todo el año, Garibay no acusó en ningún momento la falta de sitio que provoca la ausencia en los ruedos. Todo lo contrario, se le vio con oficio y entrega en una faena que le permitirá tener un regreso triunfal en esta difícil carrera que es la fiesta brava.

Los alternantes, el español Pedro Gutiérrez El Capea y Mario Aguilar, no lograron imponerse ante un encierro que en su mayoría, salvo en el cuarto de la tarde, no permitió el lucimiento de los toreros. El salamantino no ha ligado un solo triunfo en los últimos años en la Plaza México, pese a la insistencia de una empresa que lo repite en los carteles, sin que exista, hasta hoy, una razón de peso para ello.

CÍRCULOS ECONÓMICOS TAURINOS 

Muchos de los críticos de la fiesta brava ignoran un aspecto fundamental de esta actividad, que es la derrama económica que genera y que le da una mayor relevancia en un contexto nacional en el que se requieren sectores que contribuyan a la creación de empleos.

Si se toman en cuenta las principales ramas de la fiesta brava, se puede observar que ésta puede convertirse en una importante generadora de ingresos no solamente para los empresarios sino para una larga cadena de oficios que giran en torno a la vida taurina del país. Aficionado y promotor, el empresario Alfredo Solórzano compartió con esta columna una visión muy amplia de la importancia que esta tradición tiene en la actividad económica de una región y en lo importante que resulta defender su permanencia en el ámbito nacional.

Pieza fundamental de esta actividad, el toro de lidia surge forzosamente de una ganadería. En este tipo de espacios, generalmente de gran extensión geográfica, se requiere del apoyo de médicos veterinarios, del servicio de un importante número de personas, de la compra de alimentos para ganado, del uso de material como cercas, bombas y básculas, así como de una sólida red para el transporte de los astados.

Las empresas taurinas son los principales motores de esta actividad. La organización de una corrida, una feria o una temporada necesita de la existencia de una serie de factores que se impulsan a través de estas entidades. Este tipo de sociedades dan empleo a personal de seguridad, médicos, médicos veterinarios, carpinteros, monosabios, plomeros, proveedores, músicos, transportistas, contadores, abogados, taquilleros, publicistas y diseñadores, entre otros.

Una de las razones principales de la fiesta brava son las expresiones artísticas que giran en torno a ella y forzosamente la derrama económica que generan. Muchos músicos, pintores, escultores, escritores, cineastas, documentalistas, fotógrafos y reporteros encuentran en las corridas de toros buena parte de sus ingresos.

Los toreros dan empleo a sastres, apoderados, subalternos, ayudantes y fabricantes de capas, muletas, estoques y banderillas. La fiesta brava es generadora de riqueza por la actividad turística que puede provocar. Basta ver lo que sucede en estados como Aguascalientes, Tlaxcala y Querétaro, por citar algunos, en tiempos de feria o temporada.

Es por ello que la fiesta brava, más allá de una tradición centenaria ligada a una expresión artística e histórica, surge hoy como generadora de crecimiento económico en momentos en los que es importante aprovechar cualquier sector que contribuya, de una forma u otra, al desarrollo del país.

También te puede interesar:
José Luis Angelino, el resurgir de un torero
JuezPen, el toro de la intolerancia en la Plaza México
Fermín Rivera, la nueva versión del toreo clásico mexicano