Opinión

'Huracán' Trump podría reposicionar al gobierno de Peña

 
1
 

 

Llamada. El presidente Peña Nieto dijo que la conversación con Donald Trump fue cordial, amable y respetuosa. (Especial)

Una de las grandes incógnitas desde de la elección de 'Huracán' Trump como presidente de Estados Unidos es si la nueva relación bilateral pudiera relanzar al gobierno de Enrique Peña Nieto, con tres efectos posibles: (1) la desvinculación de la responsabilidad erróneamente asignada por actos de corrupción y por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa; (2) el redimensionamiento y revaloración del alcance de las reformas estructurales que impulsó; y (3) la posibilidad de una continuidad del régimen en 2018.

'Huracán' Trump podría servir a esos propósitos, pero sólo bajo ciertas circunstancias. La primera es que cumpla cuatro de sus promesas de campaña (construir el muro, confiscar las remesas, renegociar el TLCAN y modificar la política monetaria de la Reserva Federal). La segunda es que el daño económico de tales medidas implique una recesión para la economía mexicana a partir del primer trimestre de 2017. La tercera es que el choque económico sea tan grave aquí, que la sociedad mexicana sienta la urgencia inminente de cerrar filas con el gobierno de Enrique Peña —esta condición requiere una percepción de agravio mayúsculo, que podría surgir con la construcción del muro—. Y la cuarta es que la respuesta del gobierno de Peña sea consistente con lo que la mayor parte de la ciudadanía valoraría.

En un escenario así sería posible pensar que el presidente Peña podría recuperar de aquí a un año la popularidad que vio perdida y garantizar quizá la continuidad del PRI en Los Pinos. No obstante, es un escenario poco probable porque el propio 'Huracán' Trump ya matizó su discurso desde la madrugada del miércoles, y porque la secretaria Claudia Ruiz Massieu se aprestó desde esa tarde a decir algo así como 'borrón y cuenta nueva': la campaña quedó atrás y el gobierno está dispuesto a relanzar la relación bilateral.

No obstante, ya aparecieron pronósticos que alertan sobre una caída del PIB de 3.0 por ciento para 2017. Y eso, sumado al desplome de ayer en la Bolsa —mayor a 4.5 por ciento—, indica que no es tan descabellado que se vayan cumpliendo una a una las condiciones para que ocurra lo arriba descrito.

Un escenario donde el gobierno de Peña teje una relación cercana con 'Huracán' Trump podría no ser tan benéfico para su gobierno. Si los mexicanos perciben que Peña quiere tender puentes con Trump, y que éste únicamente nos quiere ‘chamaquear’ —pero desea seguir con su cantaleta antimexicana—, la popularidad del gobierno mexicano se puede ir aún más abajo. Y en ese contexto la elección de 2018 se medirá no entre quien termine con la corrupción o redistribuya el ingreso, sino entre quien muestre tener mayor valor para enfrentar la amenaza externa estadounidense.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
¿Quién pronunció estas palabras, AMLO o Trump?
Bienvenidos al mundo post libre comercio
La menstruación de Estados Unidos