Opinión

Humo blanco a Ley de Ingresos

    
1
   

 

Diputados

Los grupos parlamentarios de las Cámaras de Senadores y Diputados siguen el ritual no escrito cuando se trata de aprobar el paquete económico del año siguiente.

Los que tienen la mayoría se disciplinan para defender la propuesta del Ejecutivo. Saben que tienen pequeños márgenes de maniobra para negociar con sus pares de los partidos de oposición. Por su parte, estos últimos patalean y despotrican contra todo que tenga un halo oficial.
Todos defienden con vehemencia inusitada sus posturas. Unos alaban, otros descalifican. Aquellos lanzan odas a sus líderes y de respuesta reciben fustigamientos hasta la ignominia. Ya realizada la catarsis y la desvelada respectiva, se logra el acuerdo y, con ello, se cumplen, una vez más, las reglas no escritas del sistema legislativo.

PRI, PVEM, PANAL, MC y PES conformaron un bloque monolítico que aplasta; sin embargo, a Acción Nacional se le concedió incorporar algunas de sus peticiones y con ello la bancada del PAN sumó sus votos a la aprobación de la Ley de Ingresos de la Federación y la Miscelánea Fiscal de 2017, mientras que PRD también se pronunció, con reservas, a favor porque “somos un partido que no se opone a todo y estamos a favor de la operatividad fiscal del país”.

Morena, con posiciones irreductibles en temas de mayor endeudamiento y partidas de aparente uso discrecional, una vez más, fue sólo a votar en contra, se quedaron con las ganas de que sus propuestas fueran consideradas en el dictamen final.

Desde luego, la operación cicatriz que restaura las heridas de los vencidos es esencial para que funcione el sistema. Seguramente en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) habrá cierta compensación al etiquetar recursos a los programas y regiones en las que gobiernan y con ello se terminan de resarcir los daños.

El tipo de cambio, el adelanto de la liberación de los precios de las gasolinas, la deducibilidad de los vehículos eléctricos, la simplificación del pago de impuestos para el Régimen de los Pequeños Contribuyentes, así como los gastos preoperativos de las empresas y, por supuesto, el incremento de 51 mil millones a los 4.8 billones que planteó originalmente la SHCP, al considerar un incremento a la paridad del peso frente al dólar, son algunos de los rubros que se ajustaron. También la autorización del nivel de la deuda pública, el ajuste del PIB y la producción de petróleo sufrieron modificaciones.

En los considerandos, la diputada Rosa Elena Millán (PRI), fundamentó parte de los acuerdos que la Comisión de Hacienda y Crédito Público alcanzó y señaló que el proyecto de decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley de Impuesto Sobre la Renta, de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, del Código Fiscal de la Federación y de la Ley Federal del Impuesto sobre Automóviles Nuevos, entre otros beneficios, otorgará créditos de hasta 30 por ciento para la compra de vehículos eléctricos y también se aprueba la deducción de 250 mil pesos en la compra de vehículos híbridos para favorecer su uso. Asimismo, se aprobó la deducción de bicicletas y motocicletas eléctricas, con la finalidad de hacer más accesibles este tipo de transporte ecológico, lo que ayudaría sin duda a reducir el nivel de contaminantes en las zonas urbanas.

Aunque los panistas observaron un proyecto de dictamen rígido e inflexible contra los contribuyentes, para lo cual propusieron 24 acciones para reactivar la economía, y reservaron para voto particular varios puntos del dictamen, en lo general votaron a favor “porque tenemos un compromiso con la sociedad mexicana y con la estabilidad financiera del país”.

En votación en lo general, el dictamen alcanzó 454 sufragios, de los cuales 42 fueron en contra, una abstención y 411 a favor. Se presentaron 84 reservas, de ellas 56 de Morena, 18 del PAN, 6 de MC, 3 del PRD y 1 del PES.

De esta plenaria se pueden destacar dos cosas, uno, que fue el diálogo y el cabildeo lo que imperó en este trámite, y dos, no obstante la importancia del tema en análisis y discusión, llamó mucho la atención la ausencia de 46 diputados donde, por su importancia, las fracciones parlamentarias requerían de la presencia de todos sus integrantes ¿qué habrá sido más importante como para hacer a un lado es sus agendas esta tarea legislativa?

Veremos qué curso e importancia le dan a este asunto los senadores, los cuales tienen hasta el último día de octubre para dar visto bueno a lo aprobado ayer por la colegisladora.



También te puede interesar:
Ni rendición ni tregua
Se une la izquierda
¿Y la presunción de inocencia?