Opinión

HUGO BOSS, retrato de un Rector


 
Era una mañana invernal de enero, muy fría y húmeda, en la bella Puebla de los Ángeles. Muy temprano transmitía mi programa de radio desde el Exconvento de la Purísima Concepción, construido en el siglo XVI.
 
Nuestra mesa de transmisión estaba a la intemperie, en el patio central de esa joya colonial y el rocío de la mañana ayudaba a que el frío calara hasta los huesos. Uno de los invitados al programa ese día era el entonces Rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, el Dr. Enrique Agüera Ibáñez
No lo conocía.
 
Era el año 2009. Enrique Agüera llegó puntual, acompañado de un séquito de guardaespaldas y ayudantes. Sus más cercanos eran varios muchachos muy jóvenes, relamidos, trajeados y encorbatados. También una mujer, apenas unos años mayor que ellos, muy guapa y atractiva.
 
El Rector se protegía del intenso frío -ya eran casi las 8 de la mañana-, con un abrigo gris oxford, hecho del más fino cashmir, ¿por qué no? El saludo fue protocolario. En unos segundos entraríamos 'al aire' con la entrevista. Al sentarse, sintió que estaría más cómodo sin el abrigo. Se lo quitó ayudado por uno de sus acompañantes, quién se lo quedó para cuidarlo. Tomó asiento.
 
El productor me recordaba con la mirada que faltaban menos de diez segundos para abrir micrófonos. Agüera y yo comentábamos que el frío era más intenso entre los gruesos muros de aquel impresionante exconvento. '¡Cinco, cuatro, tres dos...!'
 
Mi productor, desesperado, me hacía señas para que comenzara a hablar. Estábamos 'al aire', pero yo había perdido la concentración. Mi mente dudaba de lo que veían mis ojos. Por un par de segundos, mi atención estuvo en la manga izquierda del saco de Agüera que aún traía cosida la etiqueta de ¡HUGO BOSS!
 
En la primera oportunidad, 'fuera del aire', le dije: que bonito traje, Rector. ¿Es nuevo?. “Nooo, ya me lo he puesto varias veces”.
 
Ese detalle pinta de cuerpo entero al hoy candidato del PRI y Partido Verde a Presidente Municipal de Puebla. Me lo encontré una vez más en el restaurante San Ángel Inn, al sur del DF, y confirmé lo que comenzaba a hacerse público. Su estrambótica forma de vestir era reflejo de su excéntrico estilo de vida. 'Nuevo rico', le llaman algunos.
 
Aficionado a la ropa de diseñador, los autos de lujo, las limusinas. A viajar en helicópteros y jets privados.
 
Dueño de múltiples y millonarias propiedades en Miami, la Riviera Maya, Puebla, Veracruz (de donde es originario), y el Distrito Federal. Sus grandes fiestas de cumpleaños son muy famosas allá en Puebla.
 
Sus detractores dicen que su ostentoso estilo de vida no puede pagarse con un sueldo como rector de la BUAP, que rondaba los 60,000 pesos mensuales. Agüera dice que además de rector, es un empresario exitoso. Es dueño de dos universidades privadas, por cierto afiliadas a la BUAP, cuyos dividendos comparte con sus hermanos. Gran negocio, ¿no?
 
 
POR CIERTO...
 
El presidente Enrique Peña Nieto está acostumbrado a ganar. Tuvo éxito cuando quiso ser, y fue, diputado local, gobernador y candidato a la presidencia. Como Presidente, logró el Pacto por México y las primeras reformas estructurales. ¿Seguirá su racha ganadora después de sus primeras elecciones como Presidente? Por si acaso, dicen, ya hay plan B.
 
Algunos apuestan al miedo para que la gente no salga a votar el domingo. Los cuerpos de inteligencia y seguridad nacional no tienen evidencia de ello. Todo en calma.
 
Silencio total después del video que denuncia supuestos nexos del gobernador de Sinaloa con el narco. Raro.
Hasta el lunes.
 
 
 
Twitter: @Cachoperiodista